16 de septiembre de 2019 16/9/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Orgullo y pasión

Mis discrepantes amigos José, Joan y Miguel, al destacar en sus respectivas páginas de opinión en “elperiodic.com” la delicada situación política y económica en la que esta inserta España hoy, son tan claros como, coincidentes.

Si bien es muy fácil llegar a la nada, alcanzar un todo, resulta imposible. Y de lograrlo, seguramente sería muy aburrido.

Muy poco es por lo tanto, lo que se pueda agregar al respecto. Salvo, reflexionar a cerca de lo expuesto.

“Las “cosas” tiene que estar muy mal, para que empiecen a mejorar.” A excepción de que se haya ido tan lejos, que pensar en un retorno, solo sería una utopía. Si bien es muy fácil llegar a la nada, alcanzar un todo, resulta imposible.

España aparentemente es un “pays” del todo, o nada. Si bien a través de su historia, tuvo diversas oportunidades de alcanzar su mayoría de edad, como país soberano e independiente. Ninguna fue tan propicia como en la Constitución promulgada por las Cortes Generales de España en la ciudad de Cádiz el 19 de marzo del año 1812. Lamentablemente el “Deseado” El Rey Indigno, Fernando VII por el que, tanta sangre derramó España. Trocó vilmente, el sagrado grito de ¡Libertad! Por El servil, de ¡Viva las “caenas”!

Hoy, tenemos una segunda oportunidad.

“La Nación española deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones propicias y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra”

Como a la niña de nuestros ojos debemos protegerla de oportunistas y delincuentes. Cultivarla, para que florezca.

Lamentablemente hoy, todos somos delincuentes hasta que demostremos lo contrario. Que la Justicia sea ecuánime e independiente, dentro de lo razonable. Del estiércol se nutren los rosales.

En lugar de tirar piedras. Mejor sería construir puentes.

España saldrá a delante. Sumar no tiene límites. Restar, si

Los seres recordados por sus acciones buenas o malas, son almas en pena que deambulan en este mundo, esperando ser liberadas por el olvido.

No hay nada tan malvado como esperar a la muerte de alguien, para reconocerle sus virtudes.

Noé, ¿se pasó la vida juntando animales?

Cuando se consigue lo que se ama, a veces se menosprecia.

La naturaleza se adapta a la acción del hombre. ¿Podrá el hombre adaptarse a la naturaleza?

¿Quién diablos le habrá puesto los cuernos a Lucifer?

El hombre habla con la lengua y se expresa con la mirada.

Los padres tan sólo son unos intermediarios.

Empezamos a morir antes de haber nacido.

La justicia es ciega y a veces sorda.

Dar gracias a Dios, es un acto de fe. Suplicarle, puede ser desesperación.

La razón no tiene dueño. El que la blande la tomó prestada.

Todos los hombres son hermanos. Algunos más que otros.

Dios al contemplar su obra en Adán y Eva exclamó, ¡perdónenme hijos míos!

Gracias a mis hijos soy padre y abuelo.

El amor es un envoltorio de sentimientos antagónicos.

El bienestar azucara la vida, sin permitirnos apreciar otos sabores.

Quien actúa de mala fe, es una persona hábil. Quien lo hace de buena fe, es un inocente.

Para deber, hay que tener crédito.

Cuando te mueras, te lloraran más tus acreedores que tus herederos.

En las altas esferas, al gran estafador lo llaman financista.

A quien asesina a una persona lo ahorcan; a quien masacra un pueblo, le erigen un monumento.

 8 comentarios
paco planelles
paco planelles
22/05/2013 05:05
Salud y que tingam y forsa. . .

Sr. Vigorhunus, nuestra generación construyo un gran edifico, pero lo cedio sin contrato, y como era lógico, los ocupantes, pensaron que la luz y el agua tambien eran gratis.Ahora no tienen agua, ni luz y estan medrosos viendo que los cimientos se les estan moviendo. Evidentemente su abuelo tambien era una persona inteligente. Hasta la proxima.

ocultar
Orgullo y pasión
Subir