21 de noviembre de 2019 21/11/19
Por Francisco Planelles
Con su permiso - RSS

Me enamoré de Castilla

    Genéticamente catalán, nací en Burriana y en Barcelona, trascurrió mi adolescencia, sorprendiéndome la ancianidad en América.

    Dice el cardiólogo que tengo el corazón grande, y no es para menos ya que tuvo que agrandarse para seguir latiendo, pues en su interior atesoro toda la gloria del Universo.

    Tengo el empuje de valenciano, el tesón del catalán y del Uruguay por emblema, la libertad y el respeto.

    A Castilla, la descubrí siendo abuelo y me enamoré de ella, porque soy un caballero. La chispa que surgió un día en San Millán de Congolla, se propagó por el Mundo alumbrando el firmamento y por eso el español es tan rico, por ser la voz de mil pueblos.

    La Real Academia de la Legua Española, LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR, pero es la voz popular quien dice. “quiero y no quiero.

    De Florida hasta la Tierra del Fuego, pido pan y me dan pan, pido vino y me dan vino. Al despedirme, digo ADIOS y algunos, me responden. HASTA LUEGO, ya que aunque son palabras distintas sirven para expresar un mismo deseo y como la lengua es madre, tiene los brazos abiertos.

    Dentro de unos días emprenderé el que seguramente será mi ULTIMO REGRESO.

    Hace setenta años acompañaba a mi padre en la procesión de la Virgen de la Misericordia.

    Seguramente no lo voy ver, pero sin duda ¡LE VOY A SENTIR CON MIGO!

    Al ver la desolación de Marte, sospecho que el hombre anduvo por allí.

    Cuando me lavo, ensucio el agua.

    El miedo no es a la muerte, sino al olvido.

    Los hombres no luchan por sembrar. Lo hacen por cosechar.

    El que hace un favor, queda en deuda cuando se lo devuelven.

    Las cucarachas y el hombre comparten la cocina en horarios diferentes.

    Con los piojos y las pulgas, somos como hermanos de sangre.

    En orden alfabético, el primer mundo también está primero que el segundo.

    El que más proyectos tiene, es aquél que los guarda.

    Si los nonatos tuvieran voto, ¿se legalizaría el aborto?

    No hay enemigo más peligroso que un correligionario.

    Cuando el hombre está desesperado, acude a un curandero o a un prestamista.

    La dictadura es una indigestión de la democracia.

    Cada pueblo tiene lo que se merece.

    Los mártires son aquéllos que no pudieron huir. Los otros, son héroes.

    Cuando en una casa manda el marido se llama patriarcado. Cuando la mujer, matriarcado; y cuando lo hacen los hijos, relajo.

    En democracia, las ovejas eligen a los lobos que las van a devorar.

    Dignidad se llama al que habiéndolo perdido todo se cubre con las manos los genitales.

    Inglaterra trató en vano de destruir a la milenaria China introduciendo el opio. Norte América lo conseguirá con Mc Donald’s.

    Los jóvenes no necesitan a los viejos por su experiencia. Los necesitan para que atiendan a los nietos.

    Estoy envejeciendo: se me agotan las diabluras.

    La vida es un juego. De chico construía represas con la palita; hoy lo hago con retroexcavadoras.

    El campo no te ayuda a vivir. Te da su vida.

    Los nietos nos abren las puertas al Cielo. Los hijos hacen que te intereses por lo que ya no te interesa.

    El hombre, como los demás seres que le precedieron, será testigo silencioso en la eternidad del universo.

    La vida es como una película: al final te levantas y te marchas.

    El olvido está al servicio de la memoria.

    Hace tanto tiempo que me bautizaron, que ya no me acuerdo lo que dijo el sacerdote.

    La jubilación es una sala de espera.

    En la retina de un bebé está impresa la imagen de Dios.

     9 comentarios
    hugo silvestri
    hugo silvestri
    27/08/2013 09:08
    a mi querido amigo

    Luego de leer tus articulos , ni mas ni menos me viene a la mente tantos recuerdos y encuentro la respuesta a muchas de mis preguntas.

    ocultar
    Me enamoré de Castilla
    Subir