8 de marzo de 2021 8/3/21

El Mondúver y el Molló, el nuevo Cocoloco de la pandemia en Gandia

El Mondúver y el Molló, el nuevo Cocoloco de la pandemia en Gandia - (foto 1)
  • La falta de planes sociales por la pandemia ha multiplicado la presencia de jóvenes en las montañas gandienses dejando constancia en sus redes sociales

MÁS FOTOS
El Mondúver y el Molló, el nuevo Cocoloco de la pandemia en Gandia - (foto 2)
El Mondúver y el Molló, el nuevo Cocoloco de la pandemia en Gandia - (foto 3)

A falta de Cocoloco, bueno es el Mondúver o el Molló.

Esto es lo que piensan cantidad de jóvenes de Gandia y de la Safor, que fin de semana tras fin de semana eligen el plan de montaña.

Esto no era lo habitual antes de la pandemia, donde este plan de ruta estaba reservado para unos pocos y no para la cantidad de gente que acude ahora.

Ahora, la falta de planes sociales por las restricciones de la pandemia ha hecho que subir a las montañas gandienses se convierta en el mejor plan social del sábado y del domingo.

Nunca antes esos senderos habían estado tan concurridos como ahora, donde el tráfico de gente es continuo.

Los coches se agolpan en el inicio de las rutas como si de los merenderos de pascua se tratase, pero no, tan solo es la alternativa elegida para pasar los fines de semana sin pubs, discotecas o restaurantes.

La ciudad ha cambiado de vida, el rumbo del sábado noche se ha reconducido a la fuerza por las rutas del domingo por la mañana, cosas que la pandemia deja a su paso.

Gandia estaba acostumbrada a que las noches del sábado los pubs y las discotecas de la ciudad se llenasen, algo normal, a lo que no se acaba de acostumbrar es a verlo todo cerrado.

Si es cuestión de ver, lo que sí se ve es la infinidad de fotos y vídeos que publican la mayoría de los que optan por estas rutas al Molló o al Mondúver.

Cambio de vida en redes

Con el pase a la historia de la discoteca Cocoloco, podemos decir que estas montañas ya son las reinas del fin de semana en Gandia; y de las redes sociales, donde en vez de ver los suculentos platos de restaurante de los que presumir o las divertidas fiestas con amigos, las imponentes vistas desde lo más alto de la montaña son ya lo más concurrido de Instagram o Facebook.

“Jamás había visto tanta gente subiendo el Molló como estos fines de semana, casi me cruzo con más gente allí en la montaña que por la calle”, cuenta a elperiodic.com una de las personas que se ha aficionado a este plan.

“Hay sitios en los que hay que esperar para poder hacerte una foto, esto no me había pasado nunca, todos quieren inmortalizar el momento y dejar constancia en sus redes sociales de sus aventuras por la montaña, aunque esto hace un año era impensable un domingo por la mañana en la que la noche anterior se había alargado, pero estos son los cambios de vida que nos deja la pandemia, mucho más saludables, desde luego”, detalla.

Subir