4 de diciembre de 2020 4/12/20

Pólenes, insectos, ácaros, epitelios y alimentos son las principales causas de alergia en el Alto y Medio Vinalopó

  • Un 17% de las pruebas realizadas dieron positivo a algún alergeno

  • Los autores analizaron las muestras de más de 2.500 pacientes durante tres años

Pólenes, insectos, ácaros, epitelios y alimentos son las principales causas de alergia en las comarcas del Alto y Medio Vinalopó. Así se desprende de un estudio realizado por el Servicio de Análisis Clínicos del Hospital de Elda, en el que se han obtenido muestras de más de 2.500 pacientes entre enero de 2005 y diciembre de 2007.

Según los autores del estudio, el objetivo era establecer la prevalencia de alérgenos más frecuentes en la zona geográfica del Alto y Medio Vinalopó, a través de la determinación de IgE específica (análisis de laboratorio que determina la presencia de Inmunoglobulinas E, responsables de las reacciones alérgicas) en pacientes que acuden a la consulta de alergia del Departamento 18”.

Los resultados reflejan que la prevalencia de alergenos en la población objeto de estudio fue del 16,9%, con 2.472 IgE positivas, frente a algún tipo de alergeno, mientras que 9.770, es decir el 83,1%, fueron negativas.

En el grupo de los pólenes, la incidencia de alergia se situó en el 32,9%. Entre los alergenos más frecuentes destacan la festuca, el cynodon, el olivo y la Salsola. La prevalencia alérgica a los insectos fue de un 28,27%, y los alergenos más frecuentes fueron el polisstess y la avispa. En los ácaros, se presentó una incidencia del 23,14%, mientras que en los epitelios fue del 20,89%, y en este ámbito los alergenos más prevalentes fueron el epitelio de gato y el epitelio de conejo. Por último, la incidencia de alergia a los alimentos fue del 19,56%. La clara de huevo, el cacahuete y la malta se situaron como los alergenos más habituales.

Aunque el trabajo establece los pólenes, insectos, ácaros, epitelios y alimentos como las principales causas de alergia en el Alto y Medio Vinalopó, también aparecieron otras menos frecuentes como los hongos, los parásitos, las ocupacionales o los antibióticos.

Un 15,97% de los pacientes presentó alergia a los hongos, mientras que un 9,78% era alérgico a parásitos, entre los que destacó el anisakis. En las alergias ocupacionales, un 8,52% dio positivo, con el látex como el alergeno más prevalente. Y en último lugar, se situó la alergia a los antibióticos, con un 4,54%. En este caso, la penicilina se situó como el alergeno más frecuente.

Respecto a las conclusiones del trabajo, los autores señalan que “en los últimos 20 ó 30 años la prevalencia de las enfermedades alérgicas ha aumentado significativamente, con una tendencia que no muestra signos de moderación”. Y como causas de esta tendencia, el estudio señala que “debido al cambiante clima mundial, los más altos estándares de higiene y la rápida industrialización de los países en desarrollo, las alergias se están haciendo más prevalentes, más complejas y más agresivas, con pacientes que sufren continuamente múltiples desórdenes alérgicos que no están confinados a estaciones o localizaciones específicas y que podrían estar causadas por una multitud de sustancias naturales y sintéticas que no estaban en nuestro medio ambiente hace 20 años”.

Asimismo, el trabajo subraya que “los cambios medioambientales tienen un impacto significativo sobre la calidad de vida de los pacientes y la productividad laboral”, y que “las enfermedades alérgicas son una de las razones más frecuentes para que los pacientes demanden atención médica”.

Subir