3 de junio de 2020 3/6/20

Los padres de la menor muerta en un atropello se muestran en desacuerdo con la petición del fiscal

    El fiscal ha solicitado hoy una pena de tres años de libertad vigilada para el joven acusado de atropellar mortalmente a una menor de 14 años y herir a otros tres adolescentes en octubre de 2007 en Elda, una petición contra la que los padres de la fallecida han mostrado su desacuerdo.

    La última sesión del juicio por esta causa se ha celebrado hoy, a puerta a cerrada, en el Juzgado de Menores número 1 de Alicante, ya que el acusado, J.C.V., tenía 17 años en el momento de los hechos, y ha quedado visto para sentencia.

    En sus calificaciones iniciales, la fiscalía solicitaba una pena de dos años de internamiento en un centro en régimen semi-abierto y tres años de libertad vigilada por la muerte de la menor, así como cien días de trabajos comunitarios por cada uno de los tres delitos de lesiones.

    Sin embargo, tras el reconocimiento de los hechos por parte del acusado, su falta de antecedentes penales y el informe del gabinete psicológico de la fiscalía, el ministerio público ha pedido que se suspendan los dos años de internamiento al entender que sería perjudicial para el joven, aunque mantiene la solicitud de los tres años de libertad vigilada y la pena por los delitos de lesiones.

    La defensa se ha adherido a la petición del fiscal, mientras que el abogado de la familia de la fallecida ha solicitado, finalmente, dos años de internamiento en un centro en régimen cerrado por un delito de conducción temeraria y cuatro años de internamiento en régimen semi-abierto por otro de homicidio imprudente.

    Asimismo, ha pedido cinco años de alejamiento de la familia de la menor, cuatro años de libertad vigilada, cinco años de privación de la consecución del permiso de conducir y cien horas de trabajos comunitarios por cada uno de los tres delitos de lesiones.

    En declaraciones a los periodistas a la salida del juicio, los padres de la fallecida, Inés Rueda y Julián Ríos, han manifestado su desacuerdo con la petición del fiscal y han señalado que no les parece correcta, ya que se trata de la "vida de una persona" y de "tres heridos con unas secuelas físicas y psicológicas muy grandes".

    "Nosotros ya hemos perdido a nuestra hija y no la vamos a recuperar, pero lo único que demandamos es un poco de justicia y que este caso sirva de ejemplo, que no salga gratuito coger un coche sin permiso de conducir, irse al centro del pueblo y matar a una persona", han indicado.

    Los padres de la menor se han mostrado esperanzados en que la jueza "no tome en consideración a la fiscal y haga justicia", aunque han anunciado que, en el caso de que no sea así, recurrirán el veredicto.

    En la sesión de hoy del juicio han declarado un testigo de los hechos y una psicóloga del servicio técnico de la fiscalía.

    Según ha explicado el abogado de la familia de la fallecida, José Alejandro López, el testigo ha contado al tribunal, que cuando el acusado atropelló a los cuatro adolescentes, los otros dos menores que iban con él en el coche "salieron corriendo" y que el procesado "no mostró en ningún momento atención por la víctima".

    Además, ha asegurado que, cuando le recriminó su actitud por lo que había hecho, el joven le dijo que "si él acaso era policía para pedirle explicaciones".

    Por su parte, la psicóloga ha afirmado que el acusado padece un "fuerte estado emocional" y que está "muy afectado por los hechos", según ha dicho el letrado.

    El suceso ocurrió en Elda sobre las 20.00 horas del 27 de octubre de 2007 cuando el procesado, que conducía el todoterreno de su padre, se subió a la acera de la calle Dahellos, una de las zonas más céntricas del municipio, y arrolló a cuatro jóvenes.

    En el atropello, tres de los adolescentes resultaron heridos, mientras que la menor de 14 años murió, ya que quedó enganchada en el capó del coche durante unos metros y, cuando cayó al suelo, el vehículo le pasó por encima.

    Subir