29 de noviembre de 2020 29/11/20

El Gobierno atiende la petición de regeneración de las playas del sur de Cullera

    El gobierno de España inicia el proceso para solucionar los problemas de erosión que sufren las playas de la costa sur de Cullera, una problemática que se ha ido reivindicando desde el Ayuntamiento, la Plataforma de Defensa de les Platges Naturals y la Associació de Veïns del Marenyet y de l'Estany.

    La publicación del contrato para la redacción del proyecto de regeneración es el primer paso para una solución duradera a la erosión de los arenales que sufren ambas playas y que empeora con los temporales.

    El concejal del área, Salva Tortajada, se muestra satisfecho con lo que promete ser el inicio del fin de esta problemática ambiental. 'Ahora que nuestras peticiones han sido escuchadas trabajaremos para que se actúe lo más rápido posible y así agilizar todo el proceso'.

    El plazo para la recepción de ofertas y solicitudes de participación permanecerá abierto hasta el próximo 26 de febrero. El proyecto tiene un valor estimado de 61.166 € y una duración de aproximadamente 8 meses.

    Mayor ha querido expresar su satisfacción ante la decisión del Gobierno y asegura que seguirá trabajando junto a la plataforma y los vecinos de la zona para que el problema se solucione de manera definitiva.

    Reivindicaciones

    El pasado mes de noviembre el alcalde de Cullera, Jordi Mayor, junto a Tortajada, representantes de la plataforma y la asociación de vecinos se reunieron con el subdelegado del Gobierno en Valencia, José Roberto González Cachorro, quien aseguró que se iban a buscar alternativas a los trasvases de arena ya que la costa sur de Cullera es una de las que más preocupan a los responsables de Costas.

    También hace escasos días Tortajada y la asociación de vecinos de la zona se reunieron con el Jefe de la Demarcación de Costas de Valencia, Antonio Cejalvo, para mostrar su preocupación por la situación de las playas del sur.

    Trasvases de arena

    Hasta el momento las playas del Marenyet y del Estany se habían regenerado con trasvases de arena, una solución costosa y sin eficacia a largo término pues los temporales terminaban erosionándolas de nuevo.

    Orígenes

    El sistema natural de protección de las playas de Cullera se vio trastocado cuando la acción del hombre, a través de actuaciones de la Administración, promovió la construcción en el año 1954 de diques de encauzamiento a base de escollera en la desembocadura del Júcar. A inicios de los 80, y pese a que ya se había comprobado el efecto negativo sobre la costa de estos diques, el del norte de la desembocadura del río fue prolongado en unos 175 metros de longitud añadidos a la inicial con que se proyectó. Estas intervenciones han propiciado, según un estudio de la plataforma, que las playas del sur se hayan visto erosionadas hasta el punto de retroceder en varios metros la línea de la orilla en comparación con la situación en 1945 de esos mismos arenales. De hecho, muchas de las playas han desaparecido.

    Subir