elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Cullera rehabilita el Pont de Pedra tras años de abandono

Cullera rehabilita el Pont de Pedra tras años de abandono - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Cullera rehabilita el Pont de Pedra tras años de abandono - (foto 2)

    El Ayuntamiento de Cullera lleva a cabo los trabajos de rehabilitación del puente más céntrico de la ciudad, el conocido popularmente como Pont de Pedra.

    Se trata de uno de los seis viaductos sobre el Xúquer con los que cuenta el municipio y, con toda seguridad, el que junto con el histórico Pont de Ferro presentaba hasta ahora un peor estado de conservación tras años de abandono y falta de mantenimiento.

    El consistorio ha decidido intervenir para evitar un mayor deterioro ya que es, además, uno de los más transitados y, junto al puente de la Bega, uno de los ejes de unión directa con el Bulevar del Xúquer, situado en el margen derecho del río.

    La intervención se ha planificado en tres fases. La primera, ya iniciada, está financiada íntegramente por la Diputación de València con un presupuesto de 140.000 euros. Precisamente, esta tarde, el presidente de la institución provincial, Toni Gaspar, visitará las obras junto al alcalde, Jordi Mayor, durante su estancia en Cullera.

    Los trabajos de esta primera etapa consisten fundamentalmente en la ampliación de las aceras, hasta ahora estrechas y que dificultaban el paso de peatones. Para ello se elimina de uno de los dos carriles de circulación tanto en el acceso al puente desde la Rambla Sant Isidre como en la bajada hacia la Diagonal y avenida del Port, al ser innecesarios por la propia configuración de la conexión. No obstante, se mantienen los dos carriles en la zona central para cruzarlo.

    Por otra parte, se han demolido las barandillas de hormigón, muy deterioradas ambas y en su lugar se instalará un pretil de protección para los vehículos en la zona recayente a la Rambla Sant Isidre y una barandilla en la del río.

    También se ha procedido a renovar las escaleras de acceso a través de los ojos del puente, detalla el edil de Urbanismo, Juan Vicente Armengot.

    Segunda fase

    La segunda fase de las obras se pondrá en marcha en las próximas semanas y contará con un presupuesto de 75.000 euros, financiados por el consistorio. Consistirá en el cambio de todas las barandillas del puente y la preinstalación de iluminación led.

    Ésta será una de las grandes novedades, ya que de cara a la tercera fase el puente contará con iluminación cambiante, lo que permitirá seleccionar entre diversas tonalidades de colores para adaptar su luminaria a las necesidades de cada momento.

    Por ejemplo, con motivo de la conmemoración de días dedicados a alguna causa, se podrá iluminar la infraestructura con los colores representativos de la misma, ha explicado Mayor.

    La intención es que este puente que carece de valor histórico y arquitectónico, pero que se sitúa en pleno centro de la ciudad, sea más emblemático y atractivo.

    Para ello también contará con un frontis decorativo en la parte que da a la rambla Sant Isidre cuyo diseño aún está en fase de estudio.

    Por último, el primer edil ha reseñado que con la puesta en marcha de estas obras «se frena la degradación ya que de no intervenir, podría haber ido a más, y al mismo tiempo le damos más realce a uno de los viaductos más empleados por los cullerenses».

    Subir