28 de noviembre de 2020 28/11/20

Cullera cerró 2018 con un remanente positivo de tesorería de 3,3 millones

Cullera cerró 2018 con un remanente positivo de tesorería de 3,3 millones - (foto 1)

    El Ayuntamiento de Cullera cerró 2018 con un remanente positivo de tesorería de 3.353.527 euros. Los datos los ha dado a conocer hoy el alcalde de la localidad, Jordi Mayor, durante la presentación de la liquidación del presupuesto municipal de 2018, que se lleva a pleno el martes próximo.

    De este modo, la legislatura se cerrará con un «ahorro» superior a los 8,6 millones de euros, ha explicado la máxima autoridad local. Situación, por otra parte, que contrasta con los más de 12 millones de euros de déficit acumulados durante el período 2011-2015, ha dicho.

    Mayor ha resaltado que todos los parámetros presupuestarios del año pasado son positivos lo que a su juicio «certifica la gestión impecable de las cuentas públicas» que ha hecho el equipo de gobierno en línea con los años anteriores. «Podemos concluir que el ayuntamiento ya está saneado», ha dicho con contundencia.

    El alcalde ha destacado la reducción «drástica» del tiempo que tarda el ayuntamiento en pagar facturas, que se sitúa ahora en 9,19 días, dentro del máximo de 30 días estipulado por la legislación actual.

    «La anterior legislatura había facturas que tardaban años en pagarse y nadie quería trabajar para el ayuntamiento. De hecho, cuando entramos en 2015 aún nos encontramos con deudas millonarias ocultas que hemos tenido que ir pagando poco a poco. Gracias al control del gasto y a una gestión eficiente del departamento de Hacienda, le hemos dado la vuelta a la situación», ha manifestado Mayor.

    Menos deuda

    La reducción de la deuda es otro de los puntos a tener en cuenta, el principal problema económico que arrastra el consistorio. Al finalizar 2018 se superaron todas las expectativas y se dejó en el 54,32 %, muy por debajo del 75 % del máximo legal permitido y a años luz del 181,59 % alcanzado en 2012, año en que la deuda municipal llegó a alcanzar su tope histórico con 40 millones de euros.

    Asimismo, Mayor ha puesto de relieve que al finalizar el ejercicio las facturas sin consignación presupuestaria fueron 0, hecho que ha calificado de «todo un éxito» ya que en el 2011 se llegaron a acumular hasta 13 millones de euros en facturas en los cajones sin consignación.

    «Somos el primer gobierno de la historia democrática de Cullera que no genera nueva deuda y además, gracias al ahorro logrado, hemos pagado más de la prevista y la dejamos en el nivel más bajo desde los años 80», ha afirmado.

    En ese sentido, el informe del interventor municipal destaca que «se han superado con creces» todos los parámetros del plan económico financiero del municipio, lo que a juicio del alcalde cullerense «es un aval al trabajo bien hecho durante estos años».

    Jordi Mayor ha atribuido el éxito económico de la legislatura al «esfuerzo» de la ciudadanía. «Apostaron por un cambio para una gestión eficiente y el buen resultado alcanzado es incuestionable. Creo que hace cuatro años nadie daba un duro por el Ayuntamiento de Cullera y hemos logrado darle la vuelta a la situación, pasando de ser un ejemplo de manual de cómo no debían hacerse las cosas a ser el modelo a seguir», ha valorado.

    Además, el alcalde ha defendido que «la gestión eficiente de la economía municipal ha sido perfectamente compatible con las políticas para las personas, lo que nos ha llevado a ser el primer ayuntamiento de la Comunitat Valenciana en inversión social y el sexto de España». «Gestionar bien la economía y defender los derechos sociales es compatible», ha concluido.

    Finalmente, Mayor estima que los últimos cuatro años han servido para romper «dinámicas históricas negativas» y abrir un nuevo ciclo positivo en el que la eficiencia y el control en la gestión sustituyen al caos que desde los años 90 había arrastrado el municipio. «Se ha establecido un modelo de gestión eficiente que compatibiliza el manejo responsable de los recursos públicos y las políticas para las personas», concluye.

    Subir