3 de diciembre de 2020 3/12/20

Cullera aprueba un presupuesto más social y centrado en la promoción económica

Cullera aprueba un presupuesto más social y centrado en la promoción económica - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Cullera aprueba un presupuesto más social y centrado en la promoción económica - (foto 2)

    Un presupuesto que destina más recursos a políticas sociales, culturales, educativas y a la promoción económica. Son las principales características de las cuentas municipales del Ayuntamiento de Cullera que salieron adelante ayer con el voto favorable del equipo de gobierno (PSPV-PSOE / Compromís) y con la abstención de los grupos de la oposición (PP, C's y GxC), la primera vez en toda la legislatura que las cuentas logran un consenso tan amplio al no obtener ningún posicionamiento en contra.

    El proyecto presupuestario prevé unos ingresos y gastos por valor de 30.872.381 euros, prácticamente 1,2 millones de euros más que el de este ejercicio, lo que convierte al de Cullera en el segundo presupuesto más elevado de la comarca de la Ribera.

    El incremento de los ingresos se consigue sin subir impuestos y gracias a la buena situación económica que vive el municipio, lo que permite al gobierno ser optimista en el capítulo de ingresos.

    Como prueba de ello, las tasas e impuestos se congelan por cuarto año consecutivo, destaca el alcalde, Jordi Mayor. «El gobierno acabará la legislatura sin haber subido los impuestos ni una sola vez», se ha mostrado satisfecho el primer edil, «cumpliendo así nuestro compromiso de no elevar más la presión fiscal sobre los ciudadanos».

    Saneamiento

    Las buenas noticias llegan también en el apartado macroeconómico. Se logrará estabilidad presupuestaria por cuarto año consecutivo. Esto consolida una senda de saneamiento de las cuentas municipales en contraste con la situación de déficit arrastrada los años anteriores que llevó al consistorio a la bancarrota y a la intervención por parte del Ministerio de Hacienda en el año 2012 con la imposición de un duro plan de ajuste.

    Paralelamente, se entra por primera vez en la historia dentro de límite de 30 días de período medio de pago a proveedores, se dejará la deuda en 16 millones de euros —la cifra más baja en más en una década en la que llegó a alcanzar los 40 millones— y se vuelve a cumplir la regla de gasto.

    «Todos los indicativos macroeconómicos vuelven a mejorar sustancialmente», ha señalado Mayor, quien ha valorado que tras cuatro años de gobierno «hemos cumplido nuestros objetivos y logrado lo que casi nadie creía posible: sacar al ayuntamiento de la UVI».

    Al respecto, el concejal de Hacienda, Juan Vicente Armengot, señala que el consistorio «ha dejado de ser el enfermo de la Ribera para pasar a convertirse en un ejemplo de cómo se le puede dar la vuelta a un ayuntamiento en ruinas y sanearlo económicamente con una gestión austera, responsable y eficiente al mismo tiempo que se rescatan personas y se incentiva la economía». «La izquierda en Cullera ha sabido gestionar la economía municipal de forma impecable frente a una derecha que la hundió», ha sentenciado Armengot.

    Apuesta social

    Al margen de las grandes cifras, el gobierno municipal vuelve este año a hacer una fuerte apuesta por las políticas centradas en las personas. Así, se incrementan los recursos destinados a políticas sociales, educación y cultura con 549.000 euros más de inversión en estos capítulos que en el presupuesto del año pasado.

    Los presupuestos recogen medidas como la recuperación del Cheque bebé, la implantación de la figura de los bedeles en los colegios públicos de Primaria —una larga reivindicación histórica—, el ingreso de Cullera en el Circuit Teatral Valencià o la creación de las Becas Erasmus. Además, se incrementan las becas de transporte para estudiantes.

    Por otra parte, se consolidan otros proyectos como la Bolsa Social de Empleo o las ayudas contra la pobreza energética y de emergencia social. «Es el presupuesto más social de la historia de Cullera», defiende Armengot.

    Solamente en Servicios Sociales se invierten más de 2 millones de euros a lo que se sumarán las aportaciones de la Generalitat, lo que incrementará sustancialmente los recursos a garantizar los derechos básicos de la ciudadanía.

    Empleo y empresas

    La dinamización de la economía local de Cullera es otro de los objetivos presupuestarios. Se invertirán más de cuatro millones de euros en políticas activas de fomento del empleo público, la formación en materia laboral y la promoción económica.

    Entre las novedades, por primera vez en la historia, se genera una ayuda a la Asociación de Comerciantes y Emprendedores de Cullera cuyo fin es apoyar al tejido empresarial a través de la promoción.

    En cuanto a la desestacionalización turística a través del Programa 52, se reservan distintas partidas para la dinamización turística. En esta materia se efectúa una inversión de 1,4 millones de euros a través de las distintas concejalías implicadas. A los eventos turísticos ya puestos en marcha, se suman otros además de distintas acciones promocionales de la marca Visit Cullera. «Es una apuesta fuerte y transversal por el principal motor económico del municipio», sostiene Jordi Mayor.

    Subvenciones

    El impulso del tejido asociativo del municipio es otro de los aspectos destacables. Cullera destinará más de 1 millón de euros en subvenciones a entidades que constituyen el esqueleto social vertebrando de la población.

    Se incrementan este año las de los clubes deportivos, las entidades sociales AFACU, Baladre, ANEC y la asociación de familiares de enfermos mentales, se suben de nuevo las de las dos sociedades musicales y se ven beneficiados también con un incremento los clubes deportivos.

    Obra pública

    El presupuesto municipal reserva un capítulo para la tercera fase del Pont de Pedra por valor de 200.000 euros y se contempla la adecuación de la accesibilidad a las pinturas rupestres de l'Abric Lambert.

    Se esperan ingresos por valor de 400.000 euros procedentes del Fondo de Cooperación Municipal de la Generalitat y la Diputación que se destinarán a proyectos todavía por determinar. A ello, se sumarán más recursos procedentes de las Administraciones superiores con lo que Cullera espera, pese a las restricciones del plan de ajuste, mantener el pulso de la obra pública, otra de las fuentes de generación de empleo en el municipio.

    Subir