3 de diciembre de 2020 3/12/20

Dos Policías Nacionales francos de servicio detienen a una mujer que acababa de asaltar a un hombre mayor

  • Entre la detenida y otras dos mujeres le arrebataron la bandolera a tirones

  • El bolso, junto a la documentación y 600 euros, fue recuperado y devuelto a su dueño

La Policía Nacional detiene a una mujer española de 25 años de edad, como presunta autora de un delito de robo con violencia e intimidación, tras asaltar, junto a otras dos mujeres, de forma violenta a un hombre de más de 70 años de edad.

Sobre las doce y media de la mañana, dos policías nacionales francos de servicio observaron mientras caminaban por la calle Ingeniero Antonelli, a una mujer que emprendía la huida a la carrera en dirección a la avenida Ferrandis Salvador.

Inmediatamente escucharon a un hombre de avanzada edad pidiendo auxilio y gritando: “LADRONA, LADRONA”, señalando a la joven que huía.

Los agentes iniciaron la persecución a pie de la mujer, a la que dieron alcance cerca del pinar del Grao. Al momento de la detención, llevaba consigo un bolso tipo bandolera con documentación del hombre que les había pedido auxilio, y 600 euros en efectivo, por lo que procedieron a su detención.

Tras la llegada del radio patrulla avisado a través del 091, pudieron averiguar, que instantes antes, la ahora detenida se acercó al hombre pidiéndole la hora, intentando con ello distraerle, cuando se acercaron a él otras dos mujeres y le arrebataron el bolso a tirones en el que llevaba los 600 euros que acababa de retirar de una entidad bancaria.

La investigación policial continúa abierta, y no se descartan nuevas detenciones.

La detenida cuenta con un amplio historial policial y ha sido puesta a disposición de la Autoridad Judicial.

La Policía Nacional recuerda, especialmente a las personas mayores, que deben evitar retirar grandes cantidades de dinero en un solo reintegro, y si esto es necesario, intentar acudir acompañados a la entidad bancaria, ya que normalmente estos robos son ejecutados por personas que eligen a sus víctimas entre el colectivo de personas mayores, especialmente vulnerables por su edad.

Subir