26 de febrero de 2021 26/2/21

El Gobierno municipal inicia su mandato con una deuda heredada de 115 millones

    El teniente de Alcaldía de Gestión Municipal, Antonio Lorenzo, ha efectuado una radiografía del estado de las cuentas municipales del Ayuntamiento de Castellón en el momento en que se produjo el cambio del gobierno. La deuda ascendía a 115 millones de euros cuando PSPV y Compromís conformaron el Gobierno municipal. Además, ha precisado que la Generalitat debía 8,8 millones de euros a la institución municipal. El principal montante de la deuda de la Generalitat con el Ayuntamiento corresponde a la remodelación del Gaetà Huguet: 5,9 millones de euros. Otro impago relevante es la rehabilitación de Huerto Sogueros: 573.343 euros.

    Además, la ejecución presupuestaria a 12 de junio de 2015 revela que el anterior Gobierno había pagado facturas por valor de 2,4 millones de euros y dejó pendientes de pago 16,5 millones. Lorenzo también ha llamado la atención sobre el diferente grado de ejecución de partidas presupuestarias, en unos casos rayando un 100% de ejecución y en otras por debajo del 30%. “El equipo de gobierno del Partido Popular no tenía a las personas en el centro de las políticas municipales. Las partidas del presupuesto que inciden en la mejora de la economía y el bienestar estaban casi sin desarrollar cuando llegó el nuevo gobierno. En cambio, las ligadas a la promoción de la imagen pública del entonces alcalde y las de mayor visibilidad social casi se agotaron”, ha afirmado.

    Un ejemplo claro es la partida de inversiones. De los 11,8 millones de euros del presupuesto, solo se ejecutaron 3,4 millones hasta mediados de junio. “Menos inversión supone menos contratación pública, menos empleo y menos bienestar”. Una circunstancia parecida a lo ocurrido con los presupuestos participativos. De la partida presupuestaria de 1,1 millones, quedaban sin ejecutar 774.000 euros.

    En políticas de fomento del empleo, “tampoco hubo demasiado interés político en desarrollar el presupuesto”. El presupuesto incluía partida por un total de 1,1 millónes de euros, de los que 832.000 euros no se habían invertido.

    En cambio, la actitud del anterior Gobierno local fue diferente a la hora de gestionar otras partidas presupuestarias, que muestran “una clara compulsión propagandística”. La partida presupuestaria de Órganos de Gobierno, cuantificada en algo más de 750.000 euros, estaba a cero. Los 500.000 euros presupuestados para todo el año en Comunicación se gastaron en seis meses y aún se sobrepasó el gasto en 200.000 euros. En el área de Cultura, de un presupuesto de 740.000 euros para todo el ejercicio, solo han quedado 99.000 euros disponibles para el segundo semestre de 2015.

    Otro dato relevante se refiere al grado de ejecución de los ingresos, que a 12 de junio se situaba en un 14,5%. “En junio de 2014 se habían ingresado 6,2 millones vía impuestos, una cantidad que en 2015 era de 4,5 millones”, ha subrayado Lorenzo, que no ha querido valorar el retardo en la incorporación de esos ingresos en las arcas municipales.

    El desfase presupuestario ha llevado al equipo de gobierno a plantear una modificación presupuestaria para poner orden en las cuentas municipales que será debatida en el pleno municipal del 30 de julio. Una prueba, según Lorenzo, de que la gestión económica del PP no ha sido tan “intachable” como reivindican ahora los populares desde la oposición.

    El teniente de Alcaldía de Gestión Municipal ha garantizado que “este gobierno asumirá sus obligaciones con proveedores y acreedores pero también asumirá su responsabilidad con la sociedad, con las miles y miles de personas que en esta ciudad lo pasan mal y sufren por la situación que viven. Antonio Lorenzo ha concluido afirmando que “no queremos ser ni mejores ni peores gestores que otros. Lo que sí queremos es que la gestión se dirija a las personas y a la dignidad de quienes lo pasan y lo han pasado mal”.

    Subir