1 de diciembre de 2020 1/12/20

Exposición de Pintura y Escultura en el edificio Moruno con obras de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut

Exposición de Pintura y Escultura en el edificio Moruno con obras de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    Exposición de Pintura y Escultura en el edificio Moruno con obras de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut - (foto 2)
    Exposición de Pintura y Escultura en el edificio Moruno con obras de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut - (foto 3)
    Exposición de Pintura y Escultura en el edificio Moruno con obras de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut - (foto 4)

    El Edificio Moruno del Grau de Castellón acoge el próximo martes 6 de julio una exposición colectiva de ‘Pintura y escultura’ que cuenta con la participación de Rosario Mérida, Lola Tajahuerce, Alberto Moreira y Francisco Agut. La inauguración está prevista para las 20.00 horas y contará con la presencia de los cuatro artistas.

    Rosario Mérida ofrece una selección de obras intimistas donde conceptos como la paz -en el sentido de la comunión interna- y la metamorfosis subyacen en cada pincelada. Bodegones, paisajes y figuras son los temas sobre los que se construye este mundo en continua transformación. “Para construir hay que destruir”, reconoce la autora burrianense. Mérida es una artista impulsiva que gusta de combinar trabajos expresionistas y surrealistas, sin olvidar el realismo. Difícil de encasillar por esa rebeldía interna, Mérida es antes que nada una amante del color y la sensualidad.

    Su compañera femenina, Lola Tajahuerce nació en Soria pero reside en Castellón. Tajahuerce estudió Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia y en la actualidad ejerce como profesora de dibujo en un centro de Secundaria. En esta exposición presenta por primera vez al público un grupo de trabajos que pertenecen a la serie ‘Transformación y color’ en los que ha utilizado acrílico sobre lienzo. A partir de la forma de un huevo frito que representa el punto, la mínima expresión, la artista compone infinidad de trabajos como el círculo cromático utilizando armonías, colores complementarios, cálidos y fríos, hasta llegar al no color, el blanco y negro. Estas escalas de valor y saturación cuya base es el estudio del color se presentan al espectador en forma de dípticos o incluso trípticos que pueden entenderse también por separado.

    Alberto Moreira, portugués y afincado en Burriana desde hace cinco años cultiva en esta exposición tanto su faceta pictórica como escultórica. Alejándose de los retratos y la figuración que ha marcado parte de su trayectoria, la pintura de Moreira da un giro hacia la abstracción. “Se trata de un cambio muy grande que altera el ritmo de mis exposiciones anteriores, buscando nuevos conceptos, texturas y composiciones cromáticas”, explica el artista. 

    El veterano Francisco Agut cierra este cuarteto de artistas. Nacido en Serra d’Engalcerán (Castellón), Agut lleva más de 25 años esculpiendo sus esculturas y motivos heráldicos sobre esa piedra franca o noble tan característica de color tostado. El material pétreo proviene de Mosqueruela o Lérida y tiene como particularidad su facilidad a la hora de moldearlo, aunque con el tiempo se endurece. Su taller en la N-340 entre Castellón y Benicàssim es un icono donde Agut trabaja esas cabezas o animales inspirados directamente de la generosa naturaleza que le rodea.

    Esta exposición tan variada se puede visitar hasta el próximo 13 de julio en el horario habitual de la sala.

    Subir