Valencià

El Ayuntamiento de Callosa d’En Sarrià se empeña en urbanizar la sierra de Bèrnia i Ferrer, en contraposición a la Comisión de Evaluación Ambiental de la Generalitat

El Ayuntamiento de Callosa d’En Sarrià se empeña en urbanizar la sierra de Bèrnia i Ferrer, en contraposición a la Comisión de Evaluación Ambiental de la Generalitat

    Pretende modificar puntualmente el Plan General de Ordenación Urbana en el sector Anibits-Margequivir, reclasificando 94 hectáreas, de las que 28 forman parte de la Red Natura 2000, como Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Especial Protección para las Aves.

    El Ayuntamiento hace caso omiso de la sentencia firme del TSJCV de diciembre de 2014, que anuló el PGOU en ese sector, estimando un recurso de Ecologistes en Acció del País Valencià.

    El 25 de febrero de 2021, el Pleno del Ayuntamiento de Callosa d'En Sarrià ha aprobado someter a información pública una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana para reclasificar 94 hectáreas en la ladera de la sierra de Bèrnia, que pasarían de suelo rústico a urbanizable. 28 hectáreas de esa superficie están enclavadas en espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000, por ser Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Especial Protección para las Aves.

    En este sector urbanístico se pretende construir un complejo inmobiliario privado de 702 chalets unifamiliares y 263 viviendas en bloques; es decir, un total de 965 viviendas, un hotel de 100 habitaciones, un campo de golf de 125.000 m² y suelos terciarios comerciales. 250 viviendas del complejo inmobiliario estarían ubicadas dentro de la Red Natura 2000.

    Precisamente en diciembre de 2014 una sentencia del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) anuló el PGOU de 2006 en ese sector  —llamado Anibits-Margequivir—  y el Plan Parcial aprobado por el Ayuntamiento en 2011, que había tenido en su momento todos los beneplácitos de la Generalitat Valenciana. Ya anteriormente otra sentencia del TSJCV anuló una primera versión del Plan Parcial del mismo sector.

    Posteriormente el Ayuntamiento reanudó el proyecto, pero la Comisión de Evaluación Ambiental de la Generalitat Valenciana determinó en 2017 que era inaceptable:

    "Consecuentemente la alternativa seleccionada de acuerdo con dichos criterios (alternativa 3 «sector Anibits-Margequivir») no resulta ambientalmente aceptable ya que los dos tercios septentrionales del sector delimitado afectan a terrenos con un elevado valor paisajístico y ambiental evidenciados por la pertenencia simultánea al Paisaje de Relevancia Regional «PRR-23 Depressions i Serra de la Vall de Gallinera a Castells de Castells» y al LIC de la Red Natura 2000 «Serres de Ferrer i Bèrnia», y por lo tanto ninguna intervención puede afectar a los valores protegidos."

    En la propuesta actual, casi una tercera parte del sector estaría incluida en esos terrenos de elevado valor ambiental. Además, sentencias recientes del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional han ratificado que los terrenos en situación de suelo rural incluidos en la Red Natura 2000 no pueden reclasificarse a urbanizables.

    Para Ecologistes en Acció del País Valencià "no es comprensible la contumacia e insistencia del Ayuntamiento de Callosa d’en Sarrià en promover nuevamente un proyecto que de principio incumple con las determinaciones oficiales ya establecidas con anterioridad y que previsiblemente lo llevarán a un fracaso en esta nueva tentativa errónea. Solo puede entenderse a la luz de los presuntos compromisos contraídos con los propietarios del suelo."

    La documentación sometida a información pública continúa insistiendo en la existencia de ese sector urbanizable del PGOU de 2006, haciendo caso omiso de las sentencias y retomando en parte la documentación que sirvió para aprobar el Plan Parcial.

    Ecologistes en Acció presentará alegaciones a este proyecto insostenible y reclama a la Generalitat que lo detenga en su fase inicial.

    Subir