5 de diciembre de 2020 5/12/20

La Asociación de Comercios de Quarts de Calatrava pide medidas para resolver el aparcamiento ante la oleada de multas por estacionar encima de la acera

La Asociación de Comercios de Quarts de Calatrava pide medidas para resolver el aparcamiento ante la oleada de multas por estacionar encima de la acera - (foto 1)
    MÁS FOTOS
    La Asociación de Comercios de Quarts de Calatrava pide medidas para resolver el aparcamiento ante la oleada de multas por estacionar encima de la acera - (foto 2)
    La Asociación de Comercios de Quarts de Calatrava pide medidas para resolver el aparcamiento ante la oleada de multas por estacionar encima de la acera - (foto 3)
    La Asociación de Comercios de Quarts de Calatrava pide medidas para resolver el aparcamiento ante la oleada de multas por estacionar encima de la acera - (foto 4)

    La asociación de Comercios y Servicios de Quarts de Calatrava quiere sentarse con el equipo de Gobierno para buscar soluciones al aparcamiento en las principales vías del barrio como Maestrazgo, Siervas de Jesús o Federico García Moliner. En estas calles, por la alta densidad de población, y por lo estrechos que son los viales, desde hace muchos años, los vecinos, además de aparcar de forma alterna, cada mes, a un lado de la calle, también lo hacen en la parte contraria, encima de la acera. El pasado 18 de enero se inició por parte de la Policía Local una campaña al objeto de favorecer la accesibilidad y concienciar y sensibilizar a los usuarios de las vías públicas en general -y a los conductores en particular- sobre los perjuicios que causan las conductas incívicas en las personas con movilidad reducida. Los agentes, como ya advirtieron, han aplicado “tolerancia cero” con los infractores, por lo que en Quarts de Calatrava, donde se aparcaba encima de la acera, se han puesto una gran cantidad de multas por importe entre 60 y 110 euros, a causa de cometer infracciones que limitan el ejercicio del derecho a la libre circulación, encontrándose especialmente perjudicadas las personas con problemas de movilidad.

    Los primeros en reaccionar han sido los comerciantes porque, según aseguraba su presidente, Julián López, “esta situación está teniendo una incidencia directa en nuestros negocios, ya que muchos clientes aparcaban unos instantes encima de la acera para poder comprar, y ahora no vienen, porque saben que a la mínima les denuncian”.

    Los comerciantes, que se reunirán el próximo jueves, quieren proponer al equipo de Gobierno que se reduzca el ancho de las aceras, pues entienden que son lo suficientemente amplias como para ganar algo de espacio y lograr que se pueda aparcar a ambos lados de la calle.

    Lo del aparcamiento en Quarts de Calatrava viene de lejos. Las campañas policiales para intentar enderezar los malos hábitos se han intercalado por igual con periodos de permisividad absoluta. En 1999, siendo entonces concejal de policía Juan Granell, ya se llevó a cabo una campaña: primero se colocó en los parabrisas de los coches que estaban aparcados encima de la acera una nota en la que se podía leer: “Sr. Conductor, estacione su vehículo adecuadamente (tanto de día como de noche), en evitación de molestias a otros usuarios de la vía”. Pasados quince días se empezó a multar. La reacción fue una masiva recogida de firmas por todo el barrio para protestar por el incremento del número de denuncias.

    El problema, según comerciantes y vecinos, es que en el barrio hay tres mil viviendas y seis mil coches, y sin embargo, sólo hay 300 puestos para aparcar, entre otras cosas porque las calles son muy estrechas. La planificación urbanística de esta zona que se desarrolló entre los ochenta y los noventa fue nefasta, ya que los viales, pese a ser relativamente recientes, solo tienen 12 metros de ancho, cuando los edificios son todos de cuatro o cinco alturas más ático. Las viviendas, pese a que algunas disponen de plazas subterráneas, no pueden dar cabida a todos  los vehículos de los residentes, en su mayoría parejas que poseen dos automóviles.

    El Ayuntamiento, consciente del problema, trató de resolverlo a principios de esta legislatura construyendo el parking público de la plaza Quarts de Calatrava, que al final no se realizó por incumplimiento de la empresa Aparcamiento Aparka S.L. (filial de Llanera). No obstante, los comerciantes creen que un parking subterráneo no es la solución en estos momentos pues hay mucha gente en el barrio que está parada, que no podría pagar los 18.000 euros que valía una plaza en el aparcamiento que se proyectó en la plaza.

     40 comentarios
    opino que
    opino que
    26/02/2010 07:02
    para Calatravo

    A pesar de que te noto muy enfadado, y no es una circunstancia que ayude a reflexionar, me gustaría hacerte una pregunta y que respondieras con sinceridad ¿Te hubieras comprado una plaza de parking si los hubieran hecho? Si la respuesta es afirmativa, convendría que echaras una miradita a todas las ofertas de venta que hay por ahí, a lo mejor te sale más barato que el de LLanera.

    Subir