2 de marzo de 2021 2/3/21

Un antiguo alumno del colegio salesiano de Burriana competirá en el iGEM de Boston, un prestigioso premio de Biología

Un antiguo alumno del colegio salesiano de Burriana competirá en el iGEM de Boston, un prestigioso premio de Biología - (foto 1)
  • "Sin duda le debo mucho al Colegio Salesiano de Burriana", afirma

MÁS FOTOS
Un antiguo alumno del colegio salesiano de Burriana competirá en el iGEM de Boston, un prestigioso premio de Biología - (foto 2)

Un grupo de diez estudiantes de la Universidad de Valencia participará en noviembre en la final del iGEM (International Genetically Engineered Machine), una competición sobre biología sintética de prestigio mundial que se celebrará en Boston (Estados Unidos). Entre los jóvenes está Samuel Miravet Verde, antiguo alumno de Salesianos Burriana y que este año acabará su formación en Bioquímica y Ciencias Biomédicas en la Universidad de Valencia.

«Hemos pasado la fase europea que se celebró en Lyon y de la que han salido 22 equipos que ahora competirán en la final de Boston. En esta fase hemos superado a equipos europeos muy potentes en cuanto a la financiación y recursos demostrando que no todo es dinero y que las horas de trabajo también son muy importantes. A esto se suma que somos jóvenes que aún no han terminado la carrera», explica Miravet. Ellos han defendido, junto al profesor y coordinador del equipo Manel Porcar, una nueva técnica que favorecería la producción de bioplástico (plástico derivados de productos vegetales y no del petróleo). Cabe decir, que ellos son el único equipo español en la competición.

Samuel recuerda con cariño su paso por el colegio: «Sin duda le debo mucho al colegio Salesiano de Burriana. Lo recuerdo como una de las mejores etapas de mi vida. Todos mis amigos, estar involucrado en el Centro Juvenil Porta Oberta, mi pasión por la música… Además, no sé qué estaría estudiando ahora si no fuese por la vocación que me generaron los profesores de las asignaturas más científicas, en especial Eloy González. Pero no por ello le quito mérito al resto del profesorado, no he notado ninguna carencia a nivel educacional a lo largo de mi carrera universitaria.»

El proyecto se conoce como Wormboys y consiste en una simbiosis entre bacterias y gusanos para aprovechar las ventajas de cada uno de ellos. Las bacterias tienen problemas de movilidad por lo que los gusanos las transportarían a lugares donde pudieran realizar su actividad de interés biotecnológico, por ejemplo, la producción de PHA (bioplástico). Para ello, estos diez estudiantes han modificado genéticamente las bacterias de tal forma que desarrollan una capa encima del gusano (biofilm) para así utilizarlo como un ‘’autobús’’. De forma más práctica y cotidiana, Wormboys facilitaría la producción de bioplástico que se podría aplicar al amplio campo de la biomedicina, por ejemplo, en la fabricación de prótesis que estén en contacto con el cuerpo ya que, al ser un plástico de origen vegetal, sería mucho menos nocivo. (Web del proyecto: http://2013.igem.org/Team:Valencia_Biocampus , para conocer en detalle el trabajo).

El equipo Valencia Biocampus será sólo uno de los 73 equipos del mundo que competirán por el mejor proyecto. «Va a ser muy emocionante, y en parte un honor, luchar contra equipos de las mejores universidades del mundo por el proyecto más innovador», comenta Samuel.

 2 comentarios
aprofitar-se
aprofitar-se
07/11/2013 04:11
ya estamos

ya esta el tipico que le tiene mania a los salesianos, en ningun momento he leido que el chico diga que es el mejor centro educativo ni menospreciar a otros. Ël solamente esta dando las gracias a los profesores que le hicieron darse cuenta lo que le gustaba, la biologia.

Subir