5 de julio de 2020 5/7/20

Localizado un nido de águila perdicera con tres crías en la Sierra de Bèrnia de Altea

Localizado un nido de águila perdicera con tres crías en la Sierra de Bèrnia de Altea - (foto 1)
  • El hallazgo, por parte de los agentes medioambientales de la Conselleria, revela una puesta excepcional de la especie y es la segunda detectada en 20 años en la Comunitat Valenciana

El concejal de Medio Ambiente, Jose Orozco ha informado que agentes medioambientales de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica localizaron a finales del mes de abril un nido de águila perdicera (Aquila fasciata) con tres pollos, en la sierra de Bernia. Es la segunda vez en 20 años que se realiza un hallazgo de estas características en la Comunitat Valenciana.

La puesta, que se considera extraordinaria, ha sido detectada por agentes medioambientales de la Conselleria en un espacio protegido de la Red Natura 2000, Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) Montaña de la Marina.

Las crías presentan buen aspecto, tienen una edad aproximada de entre dos y tres semanas y se alimentan de restos de pájaros de mediano tamaño o de conejos que sus progenitores cazan para alimentarlas. De continuar su desarrollo con normalidad, darán sus primeros vuelos a finales de este mes de mayo.

Una puesta de estas características se puede relacionar con una mayor abundancia de alimento en el medio, lo que permite a la hembra poder realizar una puesta elevada y viable. Esta especie suele poner entre uno y dos huevos y tienen un éxito reproductor, de media, de 1,26 pollos por pareja.

El águila perdicera, de la que en la Comunitat Valenciana se ha comprobado la presencia de 65 parejas, es una especie amenazada que está clasificada como ‘’vulnerable’’ en el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas.

Este hallazgo se enmarca en el programa de la Conselleria de seguimiento y vigilancia de nidificación del águila perdicera, para proteger y conocer con exactitud el tamaño de la población con el fin de determinar la evolución futura de la misma, y ​​así poder realizar acciones de conservación, en las que participan los agentes medioambientales.

Además del programa de seguimiento y vigilancia del águila perdicera, la administración autonómica lleva a cabo diferentes acciones de conservación e investigación de esta especie, como el programa de marcado y análisis de enfermedades en pollos de águila perdicera que se realiza desde el año 2015.

Participan también agentes medioambientales del Grupo de Intervención en Altura (GIA), junto a personal técnico de los Centros de Recuperación de Fauna, Universitat de València y Universidad Católica de Valencia.

Asimismo, se está colaborando en el estudio del uso del espacio de las águilas perdiceras, mediante la colocación de emisores de seguimiento GPS/GMS, proyecto financiado por Red Eléctrica de España (REE) y otras empresas, con la dirección del Grupo de Vertebrados Terrestres del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva (Universitat de València) y del Grupo de Investigación de Zoología de Vertebrados (Universitat d’Alacant).

Subir