26 de febrero de 2021 26/2/21

El Ayuntamiento de Almussafes exige que la Generalitat ejecute por vía de urgencia la obra del colector de la calle Santa Creu

El Ayuntamiento de Almussafes exige que la Generalitat ejecute por vía de urgencia la obra del colector de la calle Santa Creu - (foto 1)
  • El proyecto, pendiente de ejecutar desde hace una década, es el único que no se ha materializado todavía en toda la Comunitat Valenciana del Plan Confianza impulsado en 2009

El alcalde de Almussafes, Toni González, y la primera teniente de alcalde de la localidad, Davinia Calatayud, han vuelto a exigir hoy al director general del Agua de la Generalitat Valenciana, Manuel Aldeguer Sánchez, que se resuelva el asunto de la construcción del colector de la calle Santa Creu. El proceso, paralizado desde que en 2011 la empresa adjudicataria solicitó la suspensión de los trabajos al no estar recogida la financiación de la obra en el contrato administrativo, sigue sin resolverse una década después. González, que recuerda que esta ya es la cuarta reunión mantenida con los responsables autonómicos para buscar la vía de solución a la paralización de este proyecto, ha propuesto al dirigente autonómico la posibilidad de que el consistorio se encargue del proceso y de su financiación hasta que la Generalitat transfiera los fondos a los que se comprometió en su día. Aldeguer ha rechazado esta opción alegando que no existe convenio que permita esta excepcionalidad y remarca que debe ser la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica la que se ocupe de esta cuestión. Es un “problema que venimos arrastrando demasiados años y que, en estos momentos, es una verdadera urgencia para la población. A principios del mes de noviembre la calle Mayor quedó completamente anegada con más de medio metro de agua porque cuando no se disponen de las infraestructuras adecuadas para evacuarla correctamente es lógico que ocurran estas cosas”, se queja el primer edil.

Once años después del inicio del proceso de construcción del colector de aguas pluviales de la Calle Santa Creu de Almussafes, el proyecto sigue encallado. Tras incluirse en 2009 en el conocido como Plan Confianza, desarrollado por la Generalitat Valenciana con el objetivo de apoyar la inversión productiva en los municipios de la Comunitat Valenciana, la infraestructura no se ha ejecutado. De hecho, es la única de las que se incluyeron en el citado plan que todavía no se ha materializado.

Por este motivo, el alcalde, Toni González, se ha reunido nuevamente hoy, miércoles 2 de diciembre, con el director general del Agua, Manuel Aldeguer Sánchez, para exigirle una solución “inmediata a un problema que venimos arrastrando demasiados años y que, en estos momentos, es una verdadera urgencia para la población. A principios del mes de noviembre la calle Mayor quedó completamente anegada con más de medio metro de agua porque cuando no se disponen de las infraestructuras adecuadas para evacuarla correctamente es lógico que ocurran estas cosas. Si queremos evitar los riesgos derivados de estas inundaciones, que pueden poner en peligro a la ciudadanía y provocar numerosas pérdidas económicas, debemos actuar ya”, denuncia.

Por este motivo, durante el encuentro, que se ha celebrado en Almussafes y ha contado también con la presencia de la primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo y Medio Ambiente, Davinia Calatayud, el arquitecto municipal, Xavier Adam, el ingeniero técnico industrial del consistorio, Manolo Boluda, y un técnico de la Conselleria, el primer edil le ha planteado a Aldeguer la posibilidad de que la Generalitat Valenciana ceda al Ayuntamiento la competencia para asumir directamente el proceso de licitación, adjudicación y ejecución de las obras. Para ello, González asegura que los presupuestos municipales de 2021 incluirían tanto la aportación local prevista (286.260,75 euros), cantidad que se ha venido recogiendo desde 2017 en las cuentas anuales, como la inversión a la que se comprometió en su momento la Generalitat, que asciende a cerca de 500.000 euros. De esta manera, asegura el alcalde, “el proyecto podría agilizarse notablemente a la espera de que se reciban los fondos por parte de la administración autonómica, sobre todo teniendo en cuenta que está a punto de prescribir y que de llegar a hacerlo el procedimiento volvería nuevamente al punto de partida”. “Estamos ante una emergencia y como tal debe gestionarse el asunto”, insiste.

Sin embargo, el director general del Agua asegura que esta opción no es viable porque no existe ningún convenio vigente al respecto entre la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, encabezada por Mireia Mollà, y el Ayuntamiento que plantee esta excepcionalidad, por lo que, en su opinión, no es posible modificar las bases. El representante autonómico ha reiterado que debe ser la Generalitat la que se encargue del proyecto y se ha comprometido a intentar agilizar el proceso para que se lleve a cabo lo antes posible. “Lo que está claro es que no podemos esperar mucho, porque la seguridad de la ciudadanía está en juego y son muchos años los que llevamos luchando. La única solución, si ha de ser la Conselleria la que asuma las riendas del proyecto, es que lo haga por la vía de urgencia”, añade el alcalde.

Antecedentes

La empresa adjudicataria de la actuación urbanística, que la Generalitat Valenciana incorporó en 2009 al Fondo del Plan Especial de apoyo a los municipios (Plan Confianza), solicitó la suspensión de los trabajos a finales del 2011, al no encontrarse recogida la cofinanciación de la misma en el contrato administrativo de obras formalizado con el organismo autonómico competente.

Esta situación generó discrepancias entre la empresa y la Dirección General del Agua sobre la forma de elaborar las certificaciones de obra, que no se solucionaron hasta finales del año 2013, y en 2018 se resolvió administrativamente el citado contrato. El siguiente paso sería volver a convocar la licitación, a lo que la Generalitat Valenciana se comprometió en 2017.

Otros temas

En la reunión, que se ha celebrado en la sala de plenos de la casa consistorial, también se ha hablado del temporal vivido hace ahora un mes en las áreas industriales de la localidad, episodio en el que se inundaron más de 20 empresas, provocando la paralización de la producción y la pérdida de más de 300 vehículos. Tal y como explica la concejala de Urbanismo y Medio Ambiente, “la evacuación de aguas de nuestros polígonos se realiza a través de una acequia muy pequeña que pasa por una empresa química que, si se inunda, puede provocar una auténtica catástrofe medioambiental en la Albufera. El temporal ha sacado a flote las carencias de nuestras áreas industriales en materia de infraestructuras hídricas y por eso también hemos querido trasladarle a Manuel Aldeguer Sánchez estas reivindicaciones, que enviaremos a las consellerias de Infraestructuras y Economía Sostenible una vez se consensúen este viernes con las empresas y los representantes de los trabajadores en la Mesa de Trabajo creada para este fin tras las dos reuniones previas impulsadas desde el ejecutivo local”.

Finalmente, el alcalde también ha planteado la posibilidad de que se ponga en marcha algún proyecto de cara al futuro para que los colectores de Almussafes desagüen en el Barranco del Tramusser. Aldeguer, que ha tomado nota de la sugerencia, se ha comprometido a solucionar los desperfectos ocasionados en los últimos meses en este barranco, con cargo al plan comarcal que se está estudiando incluir en los Fondos de Recuperación.

Subir