1 de diciembre de 2020 1/12/20

El gabinete externo culmina el proyecto de la Vila de Almassora

El gabinete externo culmina el proyecto de la Vila de Almassora - (foto 1)

    El gabinete de arquitectura encargado de la redacción del proyecto de urbanización de la Vila de Almassora ha presentado esta semana por registro el resultado de su trabajo para su valoración por los técnicos municipales. El documento supone un nuevo paso para iniciar las obras de peatonalización de la calle San Joaquín y la plaza de la Iglesia, actuación sufragada por el Ayuntamiento de Almassora y la Unión Europea, a través de los fondos Feder, al 50%.

    Según han indicado fuentes del departamento municipal de Urbanismo, el estudio incluye el diseño, los materiales a utilizar, la reordenación del entramado viario y otras cuestiones técnicas que los arquitectos municipales supervisarán en los próximos días por si es necesario realizar modificaciones antes de redactar y presentar los pliegos para la licitación de las obras del casco antiguo.

    La reforma de la Vila está contemplada en la línea de actuación “Rehabilitación del patrimonio histórico y cultural” de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI). “Es, junto con la transformación de la calle San Jaime, la inversión urbanística más ambiciosa de la legislatura con un doble objetivo: la eliminación de las barreras arquitectónicas y la puesta en valor de barrios desfavorecidos”, según ha destacado la concejala de Urbanismo, Carmina Martinavarro.

    Así lo trasladó al vecindario convocado el pasado mes de junio a una reunión para conocer los detalles de este proyecto que permitirá resaltar los espacios de valor patrimonial, situar la calle a una única altura para garantizar la accesibilidad y eliminar la mayor parte del cableado visible en la actualidad. Esta cuestión supone un desafío para los encargados del proyecto en tanto que la reforma tendrá que sustituir las instalaciones más antiguas y cubrir la mayor parte posible del tendido para unificar la imagen del barrio.

    La renovación de la Vila de Almassora está presupuestada en cerca de un millón de euros de los 10 que forman la estrategia EDUSI. La mitad estará subvencionada por la Unión Europea, “dado que sería muy difícil asumir en solitario desde el Ayuntamiento un proyecto tan ambicioso como éste”, en palabras de Martinavarro. Europa y el consistorio, ha resaltado, valoran la dignificación del espacio con materiales respetuosos con un entorno que es Bien de Interés Cultural (BIC).

    Por ello, la intención es utilizar materiales similares a los utilizados en la reforma de la plaza de Darremur, junto a la iglesia de la Natividad, y usar caliza de cantera de color gris para el suelo. Se trata de piezas de fácil de reposición cuya textura evita caídas y resbalones, por lo que los diseñadores recomiendan su uso para prevenir accidentes entre los peatones.

    Subir