7 de abril de 2020 7/4/20

Las ayudas a la rehabilitación despiertan el interés del vecindario de la Vila de Almassora

Las ayudas a la rehabilitación despiertan el interés del vecindario de la Vila de Almassora - (foto 1)
  • Una treintena de propietarios consultan la línea de subvenciones del ARRUR

Una treintena de propietarios de la Vila de Almassora acudió anoche a la reunión convocada por el Ayuntamiento de Almassora para interesarse por la línea de ayudas a la rehabilitación del casco antiguo. La concejala de Territorio de Almassora, Carmina Martinavarro, y el responsable de la consultora Autem, José Manuel Miquel, presentaron las claves de la declaración de la Vila como Área de Regeneración y Renovación Urbana y Rural (ARRUR).

Tal como indicaron al vecindario, se trata de la primera línea de subvenciones directas a las que aspirará Almassora si los propietarios confirman su interés por invertir en obras de mejora en sus viviendas. El casco antiguo es la zona elegida por el porcentaje de edificios particulares deteriorados o abandonados cuya rehabilitación iría en consonancia con el Plan Especial de la Vila, que arrancará este mes con el inicio de las obras de peatonalización de la calle San Joaquín.

Las subvenciones con cargo al Ministerio de Fomento son del 40% del coste subvencionable, con un límite de 12.000 euros por vivienda que se rehabilite. Dicha cuantía se incrementará hasta en un 20% con cargo a la Generalitat Valenciana y, en un porcentaje igual o superior al 5% con cargo al Ayuntamiento de Almassora. En aquellas viviendas en las que resida una persona con discapacidad o mayor de 65 años, el porcentaje se incrementaría hasta el 75% si las obras son para mejora de la accesibilidad.

Los propietarios interesados volverán a reunirse con la consultora externa contratada por el Ayuntamiento para conocer cada caso concreto y valorar las posibilidades para optar a las ayudas públicas. Entre los primeros trámites necesarios figura el diagnóstico técnico de cada edificación susceptible de recibir la inyección económica de las administraciones.

No en vano, la línea de subvenciones incluye actuaciones diversas: la rehabilitación de viviendas unifamiliares, edificios plurifamiliares e interior de viviendas, obras de mejora de la calidad y sostenibilidad del medio urbano, la demolición de edificios y obras de nueva construcción, así como los costes de los programas de realojo temporal de los ocupantes que deban ser desalojados a consecuencia de la correspondiente actuación. La conservación, accesibilidad y eficiencia energética también están incluidas en las actuaciones a subvencionar.

Las bases reguladoras del ARRUR estipulan varios requisitos como que las viviendas deben estar finalizadas antes de 1996 a menos que resida alguna persona con un grado de discapacidad superior al 33%. Además, al menos el 70% debe tener un uso residencial y la mitad de las viviendas del edificio deben constituir el domicilio habitual de sus propietarios, entre otras consideraciones.

Subir