2 de marzo de 2021 2/3/21

Almassora reserva 60.000 euros para conectar el cordón urbano de carril bici

Almassora reserva 60.000 euros para conectar el cordón urbano de carril bici - (foto 1)
  • Convocará la comisión de movilidad este mes para trazar el recorrido

El Ayuntamiento de Almassora ha reservado 60.000 euros en el presupuesto municipal de 2021, que entrará en vigor la próxima semana, para conectar el cordón urbano de carril bici y así fomentar el uso de este transporte sostenible. Entre las prioridades del equipo de gobierno figura el enlace con las salidas y entradas al municipio para favorecer también los desplazamientos interurbanos.

En este sentido, la concejala de Territorio, Carmina Martinavarro, ha trasladado su intención de convocar la comisión de movilidad, de la que forman parte varios departamentos municipales, para decidir el trazado de este circuito de carril bici que el consistorio amplió por última vez el pasado mes de diciembre. En este caso invirtió 29.962,82 euros para la ejecución de 1.800 metros lineales en la zona noreste para conectar con las salidas hacia Burriana y Castelló por la CV-18.

La propia Martinavarro se desplazó ayer en bicicleta por el nuevo carril junto a la alcaldesa, Merche Galí, y otros responsables municipales para conocer el resultado de la intervención y abordar los futuros desarrollos de la vía ciclista siguiendo la intervención realizada en la avenida Castellón y las calles Arboleda, Mosén Julio, Mosén Cornelio, Enrique Matutano, Estatut d’Autonomia y Pepe Clausell.

Al margen de la conexión con las salidas y entradas a la localidad, la intención del equipo de gobierno también pasa por incrementar el acceso a carriles bici en zonas y edificios muy transitados, como colegios, institutos, centros de salud o espacios deportivos. Es por ello que el tramo ejecutado en diciembre permite también el desplazamiento hasta las inmediaciones de la piscina cubierta, el centro de salud de la calle San Pedro, la residencia municipal de la tercera edad, la zona deportiva del parque de Pesudo y el circuito adaptado infantil en ejecución en la calle Pepe Clausell con el objetivo de atraer a diferentes públicos.

La actuación sigue las líneas marcadas por la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado que son objeto de financiación europea a través de fondos FEDER en el caso del carril bici en el bulevar San Jaime. Según las características de cada calle, los técnicos apostarán por vías segregadas del tráfico rodado o bien a través de calzadas señalizadas con paso preferente de ciclistas.

“Pese a las reticencias iniciales, lo cierto es que el cambio en la configuración de la vía pública con la reserva de espacios propios para ciclistas es el mejor modo de potenciar su uso, que crece día a día”, ha señalado la edil. Ejemplo de ello es la avenida Castelló, la calle Boqueras o San Jaime, que durante este primer semestre sumará medio kilómetro accesible para conectar con San Luis.

Subir