27 de enero de 2021 27/1/21

Almassora derribará 38 viviendas del bloque conocido como Grupo B a finales de diciembre

Almassora derribará 38 viviendas del bloque conocido como Grupo B a finales de diciembre - (foto 1)
  • En la actualidad están tapiadas para evitar la ocupación ilegal y posibles accidentes como el que costó la vida a una mujer durante un incendio en 2013

El edificio del número 167 de la avenida José Ortiz, conocido como Grupo B, comenzará a demolerse el próximo día 22 de diciembre. Así lo ha comunicado la Generalitat Valenciana a la alcaldesa de Almassora, Merche Galí, que firmó a través de la junta de gobierno la licencia para las obras de derribo hace apenas unos días.

La administración autonómica ha adjudicado a Construcciones y Desmontes Ribera Navarra S.A. los trabajos de demolición por 269.047,05 euros, unas labores que por su complejidad tienen un plazo límite de ejecución de tres meses. Cabe recordar que la empresa navarra se ha impuesto a las otras siete firmas que accedieron hasta la última fase de la licitación tras la eliminación de cuatro candidatas por incumplir criterios técnicos.

El conseller Rubén Martínez Dalmau, que dio su palabra al Ayuntamiento de Almassora a comienzos de año de que la Conselleria de Vivienda asumiría los costes del derribo durante este ejercicio, regresará al barrio de Fátima en esa fecha, con motivo del inicio de las obras y en compañía del director general de la Entitat Valenciana d’Habitatge i Sòl (EVha) de la Generalitat Valenciana, Alberto Aznar.

La demolición de las 38 viviendas, en la actualidad tapiadas para evitar la ocupación ilegal y posibles accidentes como el que costó la vida a una mujer durante un incendio en 2013, culmina el plan de erradicación del bloque, que arrancó en 1998 con el derribo de 56 viviendas. La partida económica reservada en los presupuestos de la Generalitat Valenciana de 2020 permitirá ejecutar el proyecto prometido por la exconsellera María José Salvador, que retomó el expediente, y culminado por el gabinete actual.

La obra salió a concurso público con un presupuesto límite de 354.215 euros con el objetivo de poner fin a una larga trayectoria de degradación de la zona y un edificio calificado “en ruina económica” por los técnicos. Finalmente, tras concluir el proceso de licitación, la Conselleria de Vivienda acometerá ahora el derribo reivindicado por el vecindario durante años.

Las mejoras en el entorno de Fátima continuarán, al margen del derribo del edificio, con el inicio de las obras del colegio Santa Quitèria, que funciona en barracones desde 2010, y el desarrollo de una pista deportiva en las inmediaciones del Centro de Formación (antigua escuela taller).

Subir