19 de octubre de 2019 19/10/19

La OMIC tramita 420 expedientes en la primera mitad de 2019

    Cabe resaltar que de las 414 reclamaciones, 138 han sido resueltas por mediación de la OMIC, es decir el 33%, un total de 268 expedientes están en trámite, el 65 %, 1 ha sido derivada a servicios territoriales y 7 han sido archivadas, el 2 %.

    En cuanto a los sectores más demandados destaca telefonía con 214 reclamaciones, supone el 52%, gas; 38 reclamaciones, el 9%, y otros servicios; 46 reclamaciones, el 11%. El resto son de diferentes sectores con un número y porcentaje muy reducido.

    Los motivos más reclamados son Incumplimiento condiciones de venta con 109 un 26%, la mala prestación del servicio supone un 17% con 70 reclamaciones y otros un 42 % con 172. Entre estos ‘otros’ podemos resaltar: disconformidad con la facturación; 56 reclamaciones, facturación posterior a la baja; 23 reclamaciones, altas fraudulentas o sin consentimiento o Usurpaciones de identidad para contratar; 17 reclamaciones, baja del servicio; 15 reclamaciones, facturación por servicios no prestados; 14 reclamaciones, desistimientos; 13 reclamaciones y otros representan entre 1-2%.

    Según Teresa Sanjuán, concejala de Información y Defensa del Ciudadano «desde los servicios del ayuntamiento continuamos trabajando para defender los derechos de los consumidores, actuante e intermediando ante aquellos casos que hayan podido suponer un perjuicio para la ciudadanía de nuestra ciudad. Nuestro objetivo es denunciar estas situaciones y recuperar si es posible aquello que han perdido nuestros consumidores. Para lo cual, el ayuntamiento dispone de un equipo técnico especializado en estas cuestiones haciendo una gran labor velando por los intereses de los ciudadanos».

    Resaltar que suele haber más denuncias, pero se suelen clasificar como reclamaciones si hay una pretensión económica y existen posibilidades de recuperar dinero por parte del consumidor.

    DIFERENCIAS ENTRE RECLAMACIÓN, QUEJA Y DENUNCIA

    Una reclamación es una petición escrita del consumidor para posar en conocimiento de la empresa o profesional y de los servicios de consumo locales, unos hechos que han afectado al funcionamiento normal de la relación de consumo (no te dan factura, no cumplen el prometido en el contrato, han hecho mal una reparación, etc.) en la cual solicitas la reparación de un daño, la devolución del dinero o la anulación de una prestación, etc.

    Una queja se realiza para expresar el descontento con una situación o un producto comprado o no, o un servicio prestado. A pesar de que no hay un incumplimiento de la ley, las expectativas sobre algo por el que se ha pagado (o no) no se han cumplido. En este caso, aunque la empresa no haya incumplido la ley (no hay una infracción administrativa), se espera que mejore la atención de la empresa.

    Una denuncia de consumo (no confundir con una denuncia a la Policía, que tendrá su causa en un delito -Derecho Penal y no Civil, como es el Consumo) es la petición que se hace a la Administración o un colegio profesional, para darlos a conocer unos hechos que creas que pueden ser constitutivos de infracción administrativa, con el fin de que investigan y actúan de oficio para corregir la conducta infractora y, de este modo, defienden los intereses generales de las personas consumidoras.

     

    ocultar
    La OMIC tramita 420 expedientes en la primera mitad de 2019
    Subir