25 de mayo de 2020 25/5/20

Luz verde a la modernización de las calles Santa Anna, Sant Blai y Sant Antoni de Albal

Luz verde a la modernización de las calles Santa Anna, Sant Blai y Sant Antoni de Albal - (foto 1)
  • El Ayuntamiento destinará más de 750.000 euros al proyecto

El Ayuntamiento ha hecho público el proyecto de modernización de dos de las vías más importantes de la localidad, las calles Santa Anna, Sant Blai y Sant Antoni a las que se van a destinar más de 750.000 euros. No solo van a ganar en accesibilidad, luminosidad e imagen sino que el tráfico se va a disminuir considerablemente lo que redundará en la calidad de vida de sus vecinos y vecinas.

Las obras de una de las arterias más importantes de Albal, las de la calle Santa Anna y Sant Blai, se iniciarán la segunda quincena de enero, cuentan con un presupuesto de unos 505.000 euros y se alargarán por tres meses. Por su antigüedad, se trata de una vía de baja calidad urbana y con aceras excesivamente estrechas que necesitan de su ampliación para garantizar la seguridad y la accesibilidad de los viandantes. La nueva calle Santa Anna pasará a ser de sentido único y su nuevo pavimento reducirá la sonoridad al paso de los vehículos. Se instalará arbolado y todo el material urbano que sea necesario: papeleras y bancos, entre otros elementos. Se va a renovar la red de agua potable y eliminar la barrera de contenedores que hay actualmente frente al Mercado que resta visibilidad a uno de los edificios más singulares del pueblo.

Y es que en esta calle se encuentran elementos arquitectónicos de importante valor como el antiguo Ayuntamiento, el Mercat Municipal y la Casa del Padre Carlos Ferris que, de aprobarse en la sesión plenaria extraordinaria de este diciembre, antes de que finalice el año se oficializará su compra ante notario.

Ramón Marí: “Modernizar estas calles era un compromiso de mi gobierno”

Sant Antoni: la calle más antigua del pueblo

La calle Sant Antoni de Albal donde residen unas 60 familias también cambiará su cara a partir de enero. El alcalde Ramón Marí convocó a una reunión a sus residentes para dar a conocer el proyecto al que se va a destinar más de 250.000 euros. Estas obras también se ejecutarán en un plazo estimado de tres meses. En  palabras de Marí, “era un compromiso con el barrio”.

La modernización contempla la mejora de la accesibilidad, de la red de saneamiento y pluvial y la disminución del tráfico rodado.

Es una vía dimensiones muy estrechas, con aceras que en la actualidad miden medio metro en algunos tramos y que ahora van a ser ampliadas para la seguridad vecinal que, en su mayoría, es longeva. Además,  recibe el tráfico de una de las arterías más transitadas del pueblo, la calle Blasco Ibáñez, en este sentido, el Ingeniero municipal, Óscar González, ha anunciado que para disminuir la circulación se va a cambiar el sentido de la calle que pasará de ser de salida a ser de entrada y que éste se limitará al paso solo de los residentes.

Mejorar la movilidad peatonal y ciclista de todo el casco urbano ha sido una máxima del ejecutivo local que preside Ramón Marí que, hace unos años ha puesto especial énfasis en el casco antiguo. Estas políticas han sido reconocidas por la Generalitat Valenciana que hace pocos meses ha distinguido al consistorio con el Primer Premio de movilidad por el proyecto de semipeatonalización de las calles situadas en el entorno a la Torre árabe.

En la calle Sant Antoni se construyeron hace unos años viviendas adosadas cuyos propietarios ponen de manifiesto ahora la falta de capacidad de sus inmuebles para evacuar las aguas cuando llueve de manera intensa. El consistorio se ha comprometido a dar una solución y determinar si es un problema de saneamiento de sus casas o derivado de la antigüedad de la calle. El técnico municipal explicó que el proyecto contempla la renovación de la red de distribución del agua potable y la mejora de la red de saneamiento y de captación de pluviales.

PETICIÓN VECINAL

El vecindario también advirtió al alcalde del mal estado y peligrosidad de la vivienda antigua ubicada en el número 30. Al día siguiente, el viernes 31 de octubre, los servicios técnicos municipales inspeccionaron dicho inmueble para determinar si procede la declaración de ruina inminente e instar a la propiedad, mediante una orden de ejecución, a su demolición. Al tiempo, el Ayuntamiento va a exigir al propietario la limpieza del solar contiguo a la casa que aloja una de las colonias felinas registradas en el municipio.

Subir