2 de diciembre de 2020 2/12/20

El Algarrobo del Bovalar de Alaquàs, candidato a Árbol del Año

El Algarrobo del Bovalar de Alaquàs, candidato a Árbol del Año - (foto 1)
  • El emblemático árbol pasa a la tercera fase del concurso en la cual se abre un periodo de votación popular para elegir el mejor ejemplar

El Algarrobo de Alaquàs, el árbol más antiguo del término municipal y uno de los más imponentes de toda la comarca de l'Horta, ha sido elegido como candidato para el Concurso Árbol del Año que organiza Bosques Sin Fronteras. Después de un proceso de selección a cargo de un jurado experto, el emblemático árbol ha pasado a la tercera fase que consiste en una votación popular. Todas las personas que lo deseen pueden votar por el Algarrobo de Alaquàs en www.arboleuropeo.es hasta el 20 de noviembre. El árbol elegido participará en el concurso europeo "TREE OF YEAR".

El algarrobo (Ceratonia siliqua) es uno de los árboles mediterráneos más emblemáticos de las tierras valencianas y también lo fue de las tierras del secano de nuestro pueblo. Los algarrobos con las viñas eran los principales representantes del secano de Alaquàs hasta finales del siglo XIX. El Algarrobo del Bovalar, situado al camino de Moret ante el motor de Batistet, es el árbol más viejo de nuestro término, posiblemente más de 400 años, siendo uno de los árboles más imponentes y antiguos que se conservan en toda la comarca de l'Horta, con 9 m de altura y 12 m de diámetro de copa. Los ejemplares más viejos de algarrobo suelen tener un tronco de característica acargolada y vacía a su interior, como es el caso de nuestro algarrobo.

Uno de los primeros documentos que hacen referencia a cultivos de garroferals al término de Alaquàs se uno capbreu del siglo XVI ordenado por el señor de Alaquàs en 1577 en el que figuran cuatro parcelas de algarrobos de  al menos 38 fanegadas al Boalar de Alaquàs. Incluso hay documento con la presencia de algarrobos a nuestro término en 1543.

Este algarrobo, histórico y noble, es el único algarrobo originario del Bovalar que se conserva actualmente. Este magnífico algarrobo, con un tronco de borde seis metros de circunferencia, es el último ejemplar que queda del primitivo garroferal que tenía don Julio Llorca, el antiguo propietario del Castell de Alaquàs. Está incluida en la Ruta Botánica del pueblo de Alaquàs y ha estado parte de artículos de investigación en la publicación Quaderns d’Investigació d’Alaquàs.

El concurso del Árbol Europeo del Año se creó en 2011 por Bosques Sin Fronteras con el objetivo de elegir los mejores ejemplos y destacar los interesantes árboles viejos como un importante patrimonio natural y cultural que tendríamos que apreciar y proteger. En este concurso no solo es importante la belleza, el tamaño o la edad sino la historia y la conexión con las personas. Por eso, se buscan árboles que se han convertido en una parte integrante de la comunidad. El concurso se inicia con una primera fase de presentación de candidatos seguida de una segunda fase en la que un jurado experto selecciona a los aspirantes españoles al concurso europeo “Tree of the year”, siendo elegidos por su mayor potencial a convertirse en árbol del año y por sus motivos de singularidad. Ahora empieza la tercera fase en la que se abre un periodo de votación popular del 21 de octubre al 20 de noviembre. Los resultados se darán a conocer el 27 de noviembre.

Subir