-Paredes de verano, paredes indiscretas :: El Puntero :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Lunes 22 de diciembre de 2014 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
El Puntero
El Puntero
Por Ramón Jesús Pérez
Añadir "El Puntero" a mi lector RSS

Paredes de verano, paredes indiscretas

06/08/2012
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Dadas las fechas en las que estamos, es lógico que algunos, hayan cambiado su residencia habitual por: una villa, un apartamento, una rulot en un camping… Puede que nuestros vecinos sean familiares, amigos que se conocen año tras año, o simplemente desconocidos.

Es normal que las paredes de los apartamentos se escuche todo, o prácticamente todo; existen ciertas conversaciones que pertenecen al ámbito privado de la persona o personas; las paredes finas y setos no son aliados de la privacidad; más bien favorecen la escucha de conversaciones ajenas.

Puede darse el caso de un industrial que invita a comer a su socio, y en la conversación sale la iniciativa del anfitrión de un producto nuevo; por casualidad su vecino, también industrial capta el proyecto y lo pone en práctica antes. Dicho modo de proceder no es lícito, y supone un hecho delictivo.

Otro caso se puede plantear cuando un hombre que lleva quince años casado, confiesa a su vecino que tiene una amante, cuando su mujer está al otro lado del seto, un seto tupido, pero que se ha oído la “hombrada”; este hecho tonto puede acarrear múltiples males.

Podríamos imaginar mil y un casos: de la confianza, de la imprudencia de un momento; aquí se puede hablar de una fatalidad, de un exceso o descuido que puede llevar a terribles consecuencias.

Penalmente, algunos casos sí serian constitutivos de delito, como el caso de los industriales; otros por el contrario resultan solo ilícitos que pueden derivar en la destrucción de una familia.

Son consecuencia de la fatalidad, de un descuido estival, que aparentemente no tendría mayor importancia; sin embargo, el contesto de las conversaciones, y el grado de las víctimas, hace que un inocente hecho se convierta en una tragedia de todo tipo.

Se aconseja que estas de conversaciones no se mantengan en el jardín, ni en lugares que puedan ser escuchados por otras personas; la intimidad debe ser vigilada por uno mismo, y conocer los lugares y límites para poder hablar con tranquilidad.

Más artículos de El Puntero
Comparta este artículo
  • Currently 4.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 4.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo