-Ecología y Derechos Humanos :: El Puntero :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Domingo 19 de abril de 2015 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
El Puntero
El Puntero
Por Ramón Jesús Pérez
Añadir "El Puntero" a mi lector RSS

Ecología y Derechos Humanos

30/03/2015
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Con la llegada del buen tiempo, nos apetece salir de nuestros hogares, dejar el sofá y la tele para pasar un día de campo; sí, los parajes y pinares bonitos no faltan si vivimos cerca de ellos, sin contar con las playas que abundan en nuestro país.

Tenemos un pequeño pueblo cerca de nuestra ciudad que tiene un hermoso pinar, cuando podemos nos escapamos a ese sitio tan bonito; el pueblo tiene unos cuatrocientos habitantes y una tasa de desempleo del 79%, la agricultura no está muy desarrollada y la ganadería ni existe; el turismo es la única riqueza que entra en el lugar.

De pronto, vienen unos señores de Alemania representantes de una compañía de abonos, con la “sana” intención de levantar una fábrica y dar trabajo a gran parte de los vecinos; el Municipio se vende a cualquier precio y dice que sí.

A los cinco años, la tasa del paro del pueblo se ha visto disminuida considerablemente, pero aquellos parajes naturales de antaño han perdido su color; el cielo ya no es azul y los árboles ya aparecen muertos.

Muchos habitantes mayores han enfermado, y entre la población infantil también han aumentado las enfermedades respiratorias; debido a los efectos nocivos de la fábrica de abonos. El turismo ha descendido considerablemente, los parajes naturales se han deteriorado y el Pueblo ya no es lo que fue.

El capitalismo y la falta de empleo ha ganado la batalla al Medio Ambiente, ambos Bienes Jurídicos son necesarios y perfectamente defendibles; pero el mencionado capitalismo parece imponerse ante una sociedad; sí, han dado trabajo a unas familias que carecían de ingresos para subsistir, pero por otro lado tenían salud.

Es todo un dilema hasta para los entendidos en la materia, en definitiva, este caso se baraja, poder vivir, o poder vivir mal; porque así se hace insostenible la vida en un lugar, aunque se termine con el paro de esa pequeña localidad.

Recordemos que los Derechos Humanos también protegen el Medio Ambiente, y en este caso nadie ha movido un dedo para evitarlo. ¿Qué ha pasado? Lo de siempre… ¿Y esto es ético?

Una posible solución, que tendría que nacer del municipio, es hacer hoteles, casas rurales, potenciar los atractivos naturales de la zona; no solo a nivel hostelero sino ofreciendo: la gastronomía, la historia del lugar, y mil cosas que un pequeño pueblo puede ofrecer.

Más artículos de El Puntero
Comparta este artículo
  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo