-Singapur llora: Lee Kuan Yew murió :: Columna de Michel :: elperiodic.com

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.
Acepto     Más información
rss facebook twitter Canal elperiodic.com youtube  lasprovincias.es
Martes 31 de marzo de 2015 |
google
elperiodic.com
Edición Comunidad Valenciana
Columna de opinión
Columna de Michel
Columna de Michel
Por Miguel Bataller
Añadir "Columna de Michel" a mi lector RSS

Singapur llora: Lee Kuan Yew murió

26/03/2015
1 comentario
recomendar
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar

Aunque he hablado alguna vez sobre este irrepetible personaje, permítanme que se lo vuelva a presentar en el momento de su adiós.

Sin la menor duda, me atrevería a asegurar que ha sido el mejor gobernante del mundo para su país, quien más ha pensando en el bien común de sus conciudadanos y quien ha conseguido el mayor apoyo democrático de todos ellos.

Fue al padre y mentor de Singapur, hoy una nación bastante conocida por mucha gente, pero hace cincuenta años, absolutamente ignorada por casi todos, ya que estaba integrada en la Federación Malaya junto a Malasia, siendo el hermano pobre de la misma. Lean su propio libro The Singapore Story, para conocerle mejor.

Este Licenciado en Derecho por la Universidad de Cambridge, nacido en 1923 regresó a su país exactamente a mitad del siglo pasado, y supo manejarse ejemplarmente en aquellos años tan difíciles como defensor de los sindicalistas y estudiantes de su época lo que le dio una reputación importante llevándole en 1954 a fundar Partido de Acción Popular ( en inglés People´s Action Party) base inicial y soporte fundamental del que hoy es el primero de los Dragones del Sudeste Asiático, pese a carecer de recursos naturales importantes, y disponer de una isla de dimensiones similares a las de Ibiza y casi cinco millones de habitantes.

Añádanle a todo eso el factor de ser multirracial, ya que allí conviven con ejemplaridad los chinos, con los malayos, los hindúes y los euroasiáticos y podrán entender el grado de educación y formación se les ha dado a todos ellos, para que nunca haya habido los conflictos raciales que han sacudido frecuentemente a sus países vecinos Malasia e Indonesia, donde en la segunda mitad del siglo pasado se culpaba a los chinos allí residentes de todos los males, cuando llegaban los momentos de crisis habitúales.

Vamos como aquí, que se sigue criticando a los empresarios o a quienes han conseguido un mejor posicionamiento social, sin pararse a reflexionar que todo eso se consigue con riesgo, con esfuerzo y con un trabajo constante y no precisamente robando ni explotando a los demás como parecen suponer aquí las izquierdas.

Es indudable que hay corrupción, pero fundamentalmente política y sindical, con alguna incidencia en los altos cargos de las Organizaciones empresariales, pero ahí acaba.

Allí tanto políticos como sindicalistas, han de ser impolutos y trasparentes, ya que de no ser así, durarían menos que un pastel a la puerta de un colegio.

Se nos hace imposible entender visto desde aquí, como ha sido posible que ese minúsculo país haya podido pasar de una” renta per capita” de 500 dólares anuales hace unos cincuenta años, a la actual que supera los 60.000, es decir que la ha multiplicado por 120 veces, casi triplicando a la actual española.

Todo eso sin más recursos que su cerebro, su disciplinada inteligencia al servicio de su patria, su paz social y sus ganas de esforzarse por progresar en todos los sentidos, con unos niveles de corrupción inexistentes en ningún otro país del mundo que yo haya conocido.

Allí no hay “paro” ni lo ha habido nunca, porque todos han sido siempre muy conscientes de que para conservar el puesto de trabajo hay que ser muy responsables y precisamente por eso los buenos profesionales progresan a pasos agigantados, porque se los rifan los buenos empresarios, y esa ha sido la base fundamental de un progreso tan espectacular, ya que todos buscan la excelencia en sus responsabilidades para progresar.

La estructura funcionarial ha sido y sigue siendo la imprescindible, para el mantenimiento de los servicios públicos necesarios, que por cierto funcionan admirablemente.

Y de toda esa nave de progreso, honradez y visión de futuro fue el piloto inicial Mr. Lee Kuan Yew, un líder indiscutible para su pueblo, pero nunca porque se impuso por la fuerza ni se situó él delante de todos, sino porque todos le reconocieron sus capacidades de liderazgo y supieron seguirle y apoyarle incondicionalmente en pos de sus objetivos.

He sido testigo presencial de la evolución de Singapur desde 1972 cuando la visité por vez primera, hasta principios del año 2.000 cuando dejé de ir, pero no de estar en contacto con mis amigos de allí y de seguir con interés su fantástico progreso, por eso precisamente, en este momento que acabo de enterarme del fallecimiento del Padre del Singapur actual, a sus 91 años el pasado lunes día 23 de Septiembre me he sentido en la obligación de recordarle con toda mi admiración y respeto.

Quienes me conocen bien saben que este fervor y devoción ni son nuevos ni aparecen ahora en el momento de su defunción.

Siempre he dicho que hubiera deseado un político como él, para haber dirigido el destino de España en los siglos XX y XXI, como lo hizo él en Singapur.

Luchó contra el imperialismo colonial, creó su propio país, supo unirse a la Federación Malaya para consolidarse y separarse para crecer trabajando como “chinos”, pero no como los chinos comunistas, sino como los chinos responsables, trabajadores y emprendedores para crear ese maravilloso paraíso del trabajo, la productividad y la responsabilidad como elementos fundamentales e imprescindibles para el progreso.

Aunque sólo sea por si en algún momento nos puede servir de ejemplo a los españoles o a cualquier otro país del mundo, solo me queda añadir:

“ADMIRADO SEÑOR LEE KUAN YEW, QUE SU DIOS Y EL MIO, LE TENGAN A SU LADO Y PREMIEN EN EL MÁS ALLÁ, SU INNEGABLE LABOR MIENTRAS ESTUVO ENTRE NOSOTROS.

NO SOLO FUE UN GRAN HOMBRE, FUE TAMBIEN UN EXCELENTE POLÍTICO”

Comparta este artículo
  • Currently 4.25/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 4.3/5
Listado de comentarios

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
 
Vicent Bosch i Paús
Miracles no n'hi ha a la Terra.
Miracles no n'hi ha a la Terra.
Els 60.000 dòlars seran per als de Singapur.
Les filipines que hi van a treballar a les cases sols en guanyen 2.400.
Enviado el 30/03/2015    
Publicidad
Publicidad
Publicidad

RSS elperiodic.com Comunidad Valenciana
Facebook elperiodic.comTwitter elperiodic.com
Aviso legal | Publicidad | Correo