Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando estará aceptando su uso.

-La Guardia Civil intercepta una furgoneta en Crevillente y detiene a su conductor que intentó darse a la fuga :: elperiodic.com

Miércoles 25 de mayo de 2016 |
google
elperiodic.com
Edición Crevillent
Publicidad
Sucesos

La Guardia Civil intercepta una furgoneta en Crevillente y detiene a su conductor que intentó darse a la fuga

18/05/2012 | elperiodic.com  
recomendar
imprimir
a mis favoritos
disminuir letra
aumentar letra
comentar
ver en PDF
• Estaba en requisitoria desde octubre de 2010 por un robo con violencia e intimidación en un domicilio con moradores de Crevillente
• Carecía de permiso de conducción y en un momento dado saltó del vehículo y emprendió la huida por las calles adyacente
• El detenido, un hombre de nacionalidad marroquí de 33 años de edad, que agredió a los agentes cuando pretendían detenerle

Durante la mañana de antes de ayer, una patrulla de la Guardia Civil, que se hallaba de servicio de vigilancia y control por la autovía A-7, a la altura del término municipal de Crevillente, intercepta a una furgoneta que circulaba con un elevado número de pasajeros.

Una vez estacionada en un lugar adecuado de la vía, los agentes interesan a su conductor la correspondiente documentación, a lo que éste alega carecer de la misma, por lo que se le indica que ha acompañarles hasta el acuertelamiento de la referida localidad crevillentina.

Durante el trayecto y una vez en el interior del casco urbano, el conductor hizo el amago de quitarse el cinturón de seguridad en varias ocasiones, por lo que fue necesario que el motorista de la Guardia Civil que le precedía detuviera la furgoneta y le indicara que depusiera en su actitud y que continuara conduciendo.

Cuando se encontraban ya en la proximidades del cuartel, el conductor se quitó por fin el cinturón de seguridad y emprendió la huida a pie por las calles adyacentes, iniciándose de inmediato la persecución por parte de varios guardias civiles para, algunas calles más allá, ser interceptado y detenido, no antes sin mostrar gran violencia y resistencia, llegando incluso a agredir a los agentes.

Una vez en el cuartel, se pudo comprobar que, además de carecer del correspondiente permiso de conducir, le constaba una orden de detención e ingreso en prisión dimanante de un juzgado de Madrid.

Continuando con las gestiones, se pudo determinar la presunta implicación de este hombre en un robo con violencia e intimidación, con un arma de fuego, en una vivienda con moradores de la pedanía crevillentina de San Felipe Neri, el pasado 21 de octubre de 2010. Hecho delictivo en el que participaron otras dos personas más y que actualmente están detenidas y en prisión.

El ahora detenido responde a las señas identificativas de H.E., de 33 años de edad y nacionalidad marroquí, al que se le imputa la presunta comisión de los delitos de robo con violencia e intimidación, contra la seguridad vial, resistencia/desobediencia y atentado a agente de la autoridad.

El detenido, en unión de las diligencias instruidas, fue puesto a disposición de la Autoridad Judicial.

Comparta este artículo
  • Currently 0.00/5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuación: 0.0/5
No hay comentarios en el artículo

Si deseas registrar tu nombre e imagen en los comentarios haz
click aquí
Publicidad
Publicidad
Humor
Ditalulling
Opinión
24/05/2016 - Desde el centro
La verdad solo tiene un camino
22/05/2016 - La Atarazana
¿Dónde están las personas?
21/05/2016 - Picos Pardos
Catástrofe económica
19/05/2016 - Piedras vivas
Sobre diaconisas y anhelos
23/05/2016 - La Palestra
¿Sorpasso competencial a Enfermería?
18/05/2016 - Camins de l´Alcora
Nos vamos de comuniones
25/05/2016 - Reflexionando, que no es poco
La herencia de Mariano Rajoy
24/05/2016 - Columna de Michel
Avisados por la OMS, frente al Zika
21/05/2016 - Chuzos de Punta
La Marjaleria de Nules
25/05/2016 - Solo es una opinión, Ud. perdone
Barómetro de la corrupción en España (3) /Escuela pública
22/05/2016 - Raons i paraules
Jorge Luis Borges