30 de noviembre de 2020 30/11/20

Compromís denuncia las molestias nocturnas provocadas por el aeropuerto

    El aumento de vuelos en el aeropuerto de Manises, consecuencia de la operación de compañías de bajo coste ha supuesto un incremento de las ya importante molestias que tiene que soportar el vecindario de Xirivella. Vuelos que se producen incluso pasada la medianoche.

    La pregunta tramitada a la mesa del Congreso por Joan Baldoví, diputado por Valencia de Compromís, a instancia de Compromís por Xirivella, hacía referencia en concreto a los vuelos de la compañía WIZZ AIR con destino Bucarest. Esta compañía tiene un vuelo directo con Bucarest con horarios de aterrizaje y despegue a las 02:00 y las 4:00 de la madrugada de los lunes, martes, jueves y sábados.

    Las molestias para el pueblo de Xirivella se han visto incrementadas este verano después de que se modificara la ruta de entrada y salida del aeropuerto utilizada durante el invierno y que sobrevolaba el A-3. Esta modificación de ruta parece haberse producido por las quejas de los vecinos de Sant Isidre.

    Para P.S. vecino de Xirivella, que en varias ocasiones ha presentado quejas a distintas instancias por el ruidos de los aviones, "no se trata de eliminar todos los vuelos sobre Xirivella, sino que se busquen alternativas porque las molestias no se concentren en una población concreta. Es una cosa totalmente razonable".

    En el escrito presentado a la mesa del Congreso el 3 de septiembre, también se sugería la limitación de los vuelos de 7:00 de la mañana a 12:00h de la noche para reducir las molestias. Cosa que debería verse facilitada por las pròpies dimensiones del aeropuerto de Manises.

    Desde Compromís por Xirivella, se ha exigido al equipo de gobierno popular mayor fuerza en las reivindicaciones. Para Ricard Barberà, portavoz de Compromís de Xirivella, «Xirivella se encuentra en medio de infraestructuras de transporte claves para la Ciutat de Valencia de las cuales lo único que obtiene son los inconvenientes: ruido de la V-30 y A-3, dificultades para acceder a Valencia con tráfico rodado o destrucción de la huerta por los trazados del AVE así como desaparición del tren de cercanías que nos conectaba al al centro de Valencia». Barberà afirma también que el impacto negativo de estas infraestructuras no se ha visto compensado por otras medidas como mejoras del transporte público o la insonorización de las casas más afectadas por los ruidos de los aviones o la V-30.

    Subir