26 de septiembre de 2020 26/9/20

El carbono 14 determina que los huesos encontrados en la plaza Parroquial son del año 975

El carbono 14 determina que los huesos encontrados en la plaza Parroquial son del año 975 - (foto 1)
  • Gandía: “Estamos ante un hallazgo histórico para la historia de nuestra ciudad”

MÁS FOTOS
El carbono 14 determina que los huesos encontrados en la plaza Parroquial son del año 975 - (foto 2)
El carbono 14 determina que los huesos encontrados en la plaza Parroquial son del año 975 - (foto 3)

Las obras de canalización que realizó la empresa Gas Natural en el año 2012 en la plaza Parroquial de Vinaròs dejaron al descubierto tres tramos de las diferentes murallas de la ciudad y junto a una de ellas se encontraron unos restos óseos. Ahora se conocen los resultados de la prueba del carbono 14 que permiten conocer más detalles sobre estos restos.

Los resultados del estudio realizado en el laboratorio Beta Analytic de Miami, en Florida, son concluyentes e indican que los huesos pertenecen a una mujer de entre 25 y 30 de años, de 1,64 metros de altura aproximadamente y que vivió entre el año 975 y 1030, es decir a finales del siglo X y principios del siglo XI.

El edil de Cultura del Ayuntamiento de Vinaros, Lluís Gandía, ha afirmado que “estamos ante un hallazgo histórico para nuestra ciudad porque estamos hablando de unos restos óseos humanos entorno al año 1000, es decir casi 250 años antes de la Carta de Población que se nos concedió en el año 1241”.

Gandía recordaba que “este descubrimiento fue posible gracias a la sensibilidad tanto del Ayuntamiento como de Gas Natural al realizar unos trabajos en el entorno de la plaza Parroquial y gracias a ello conocemos mejor donde estaban las antiguas murallas y hoy podemos anunciar un resultado que sin duda abre nuevas vías de investigación para conocer mejor nuestra historia”.

Este resultado coincide con el final de la primera semana de la segunda campaña de excavación en el poblado íbero del Puig de la Misericordia en el que diez jóvenes voluntarios dirigidos por Arturo Oliver, jefe del servicio de arqueología de la Diputación de Castellón están recuperando un poblado que tiene sus orígenes en el siglo VII a.C.

Subir