22 de octubre de 2020 22/10/20

Una presunta negligencia municipal hace posible el vertido de residuos de depuradora en Vilafamés

Una presunta negligencia municipal hace posible el vertido de residuos de depuradora en Vilafamés - (foto 1)

    La ordenanza municipal que regula los vertidos de lodo de depuradora aprobada hace más de un año, no se publicó al BOP hasta el pasado 16 de junio por una presunta negligencia del secretario. Por ese motivo, los vertidos del mes de junio no contravienen ninguna normativa, porque la ordenanza aprobada no había entrado en vigor, cuando el texto aprobado de la mencionada ordenanza prohíbe explícitamente esta práctica durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre. El problema es que no se han podido evitar los vertidos en plena época de calor, lo cual ha provocado una plaga de moscas y un fuerte mal olor. Todo porque la normativa municipal no se había publicado por una presunta mala práctica profesional del secretario y, como consecuencia, no había entrado en vigor.

    En febrero de 2019, el pleno del Ayuntamiento de Vilafamés aprobó una ordenanza que, entre otras limitaciones, prohibía el vertido de lodos de depuradora y purines durante los meses de junio, julio, agosto y hasta el 15 de septiembre. Entonces nos preguntamos por qué este año, a principios de junio de 2020, se han vertido lodos de depuradora por diferentes fincas del término de Vilafamés? La respuesta es bien clara: porque la persona responsable de tramitar el documento para ser publicado en el BOP no lo hizo. Es decir que una presunta negligencia del secretario ha hecho posible que el vertido de residuos de depuradora durante el mes de junio haya sido posible sin contravenir ninguna normativa legal. Se trata de una mala práctica profesional del secretario de Vilafamés.

    La mencionada Ordenanza de Vertidos de purines, lodos y basuras, aprobada por el Ayuntamiento de Vilafamés el 22 de febrero de 2019, se ha publicado al BOP recientemente, el pasado 16 de junio y entra en vigor sin carácter retroactivo. Esta negligencia ha retrasado 15 meses la publicación y entrada en vigor de una ordenanza municipal aprobada por unanimidad de los tres grupos municipales en la pasada legislatura que -de haberse publicado- hubiera evitado los últimos vertidos, los malos olores y las moscas.

    Los residuos esparcidos por el término en época de calor han causado fuertes malos olores y, lo que es más grave, una plaga de moscas que ha afectado durante un mes a todos los lugares del término municipal y, especialmente, al casco urbano de Vilafamés. La plaga de moscas ha sido una incomodidad para el vecindario, residentes y turistas que han visitado la villa y, lo más grave, es que ha afectado directamente a la insalubridad alimentaria y a los negocios locales, como las terrazas de bares y restaurantes, el alquiler de casas rurales, las actividades deportivas y de esparcimiento, y las estancias y paseos al aire libre por las calles y plazas del pueblo.

    Una negligencia administrativa que ha deteriorado notablemente las condiciones de salubridad de la población, precisamente en unos momentos de rebrotes de la pandemia, en los cuales, las autoridades sanitarias nos recomiendan que cuidamos de forma especial las condiciones higiénicas para combatir la COVID-19. También ha agravado todavía más la economía de los establecimientos y negocios del pueblo en plena crisis económica del coronavirus

    Subir