2 de diciembre de 2020 2/12/20

El Villarreal gana merecidamente al Sevilla y confirma su mejoría

El Villarreal gana merecidamente al Sevilla y confirma su mejoría - (foto 1)
  • El buen fútbol contra los balonazos y los contragolpes

  • Salimos del descenso y lo hacemos practicando buen fútbol

Llevamos una temporada de acumulación de desgracias. Dejando a un lado tema lesiones y demás por no repetirlas y centrándonos en lo deportivo, los pocos partidos en los que se atisbaba una mejoría, venían seguidos por otros donde nos hacían ver que eso era un simple espejismo y dábamos varios pasos atrás, devolviéndonos a una triste realidad.

Llegó Molina e hicimos un gran partido contra el Valencia aunque al final nos empatara. Pero como ya dije no se podía tomar en cuenta por muchos factores. La ilusión que cogimos se volvió a caer en el Calderón donde volvimos a ser un equipo muerto que diambulaba por el campo sin alma. El partido ante el Sporting fue una final y ya se vio un cambio de actitud más marcado, que se corrobró en el partido ante el Barça, que sirvió para coger moral pero al ser un partido especial tampoco sirve para tomarlo como guía.

Por eso hoy era una prueba de fuego. Veníamos de dos partidos serios y sobretodo de una racha de casi un año sin ganar fuera de casa, donde el equipo está especialmente desdibujado y hoy tocaba cambiarlo. De conseguir una victoria a domicilio se confirmaría definitivamente el cambio y así ha sido.

Y no solo hemos ganado, sino que lo hemos hecho merecidamente y demostrando esa actitud, esas ganas y esa garra que echábamos en falta y que hemos recuperado hace unas semanas. Salimos del descenso y lo hacemos practicando buen fútbol.

Visitábamos el Pizjuan, un campo donde si no recuerdo mal, cosechábamos nueve derrotas y una victoria y donde el entrenador estaba muy cuestionado y era un partido vital para no acercarse peligrosamente a puestos de descenso. Este año nos había tocado ir a campos con entrenador recién llegado y pagar ese impulso extra del rival, pero siendo históricamente un "equipo aspirina" que tuvieran un entrenador en la cuerda floja no sabíamos si era bueno o malo.

Además y de nuevo iríamos mermados en ataque, más que nunca. Rossi sigue lesionado, Ruben al final no pudo entrar en la convocatoria por su lesión en la clavícula y con Nilmar parece que no se cuenta con otra cosa que no sea su salida del club y salvo final indeseado del culebrón con el Sao Paulo, no lo volveremos a ver en el césped llevando nuestra camiseta.

Por tanto, solo teníamos arriba a Joselu que ha pasado, de ser el chaval de la cantera al que todo el mundo felicitaba por tener unos minutos en algún partido, a ser nuestro único delantero y a que empiece a ver como se le pide goles y no su simple presencia en el césped. Completaba la convocatoria el recién llegado Martinuccio aunque como se esperaba no saldría en el once inicial (aunque si debutó por el hecho de arañar unos segundos al reloj y no le daría tiempo ni de entrar casi al campo).

El partido es fácil de resumir. El Villarreal tendría la pelota y la tocaría bien. Llegaría al área teniendo muchas ocasiones claras que o bien fallaríamos (incluido algún balón al palo) o bien Javi Varas las pararía. El Sevilla no querría la pelota y su juego se centraría solo en dos cosas: balonazo a Navas que driblaría (superó a Oriol una y otra vez) y centraría para que sus delanteros, hombres expertos arriba, remataran de cabeza. Y así y en balones parados llegarían sus ocasiones, haciéndose otro partido más lucirse a Diego López y demostrando que está en un grandísimo momento.

Y la afición amarilla, normalmente pesimista y esta temporada con razón, temía que con lo que nos trabajamos nosotros cada jugada de peligro (que como digo hoy fueron claras y numerosas) y lo poco que les costaba a ellos llegar, acabáramos perdiendo en ese intercambio de golpes.

Aparte de la mala suerte, lo caprichoso que es el fútbol y tantos otros factores, algo a tener en cuenta es el arbitraje, que jamás nos echa una mano. Hoy nos dejarían de pitar dos penaltis claros, cosa que se dice pronto pero marca un partido y que tristemente no saldrá de crónicas como esta o de voces próximas al club y en pocas horas se habrá olvidado, cuando si le hubiera pasado a Madrid o Barça tendríamos lata para semanas. De hecho ahora estamos ante un enésimo pulso vergonzoso de la liga bipolar donde el tema de la semana es a ver quien de los dos grandes llora más.

Volviendo a lo que nos interesa, hoy se hizo justicia, se impuso el fútbol y aunque en el min.92 nos quedamos todos blancos viendo dentro un remate del Sevilla, el pitido final confirmó una victoria necesaria que confirma que la mejoría del conjunto amarillo ya no es un espejismo, sino una realidad.

Bien nos merecemos tomarnos aunque sea unas horas de alegría, pero es imposible no pensar ya en el partido ante el Granada del próximo domingo. A falta de plantear recursos y que nos los acepten, tenemos ya las bajas de Gonzalo y Bruno por acumulación de tarjetas y de Oriol por ser expulsado. Por otra parte y aunque Camuñas hoy fue el que marcó el segundo gol, confiamos en que esté ya recuperado Marco Ruben.

El partido que nos espera el próximo fin de semana es otra final que hay que ganar para no volver a dar un paso atrás y pasarnos toda la temporada en el pozo. De hecho si lo ganamos, quizá podamos ya levantar un poco la cabeza y empezar a mirar hacia arriba. Pero si algo nos han demostrado estos últimos meses es que hay que tener los pies en el suelo e ir poco a poco, pero hoy nadie nos quita la alegría, que además nos merecemos.

1 Sevilla: Javi Varas; Coke (Trochowski, 46’), Fazio, Escudé, Navarro; Navas, Medel (Reyes, 46’), Rakitic, Manu del Moral; Kanouté y Negredo.

2 Villarreal: Diego López; Ángel, Gonzalo, Musacchio, Joan Oriol; Marcos Senna, Bruno; Cani (Marchena, 83’), Camuñas, Borja Valero (Martinuccio, 92’); y Joselu (Hernán Pérez, 72’).

Goles: 0-1, min. 21: Borja Valero. 1-1, min. 32: Bruno, en propia puerta. 1-2, min. 80: Camuñas.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande. Amonestó por parte del Sevilla a Coke (27’), Escudé (51’) y a Bruno (54’), Gonzalo (56’), Camuñas (65’), Cani (74’). Expulsó a Joan Oriol en el minuto 92’ por doble amarilla.

Subir