27 de febrero de 2021 27/2/21

Vila-real adquirirá el emblemático Gran Casino en cuatro años

Vila-real adquirirá el emblemático Gran Casino en cuatro años  - (foto 1)

    El emblemático edificio del Gran Casino, fechado en 1910, será patrimonio de la ciudad. El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha anunciado esta mañana el acuerdo alcanzado con los propietarios para adquirir el inmueble, ubicado en plena calle Mayor, en una operación a cuatro años que supone “invertir en futuro, incrementar el patrimonio municipal y proteger de futuras agresiones un edificio singular que va a ser ahora de todos los vecinos y vecinas de Vila-real”.

    Con este objetivo, el Ayuntamiento ha iniciado ya el expediente que debe concluir con la formalización de la compra, tras los preceptivos informes del arquitecto municipal y la Generalitat, al tratase de un edificio histórico. Aunque todavía quedan por perfilar los detalles, la compra rondará los dos millones de euros, por debajo del precio de tasación, fijado hace un año entre los 2,1 y los 2,4 millones de euros. El acuerdo alcanzado por el alcalde con la familia propietaria del Gran Casino establece la adquisición en cuatro cuotas anuales y adoptará inicialmente la fórmula de un alquiler con opción de compra, que se ejecutará el próximo mes de abril. En el momento de ejecutar la opción de compra se restarán del precio las cantidades ya abonadas hasta el momento. “Además”, explica Benlloch, “vamos a incluir una cláusula por la que, si la Generalitat nos paga algo de lo que nos debe, como los 4,5 millones de euros de la ronda Sudoest o los más de dos millones de la BUC, podremos adelantar los pagos y liquidar”. Otra de las previsiones es reducir sensiblemente la primera cuota, a pagar a 2016, “ejercicio en el que todavía tendremos que presupuestar una parte de la obra de la Ciudad Deportiva Municipal”.

    “Es una acuerdo responsable, pensando en el futuro y el interés de todos los vila-realenses y teniendo en cuenta las condiciones del consistorio. Habríamos querido aprovechar la posibilidad que nos ofrecían los propietarios de darnos facilidades para pagar en siete u ocho años, pero lamentablemente no es posible porque lo prohíbe el Gobierno central y porque el Partido Popular de Vila-real no está dispuesto a ayudar y buscar una fórmula que nos hubiera permitido ir más desahogados”, lamenta Benlloch. El alcalde se ha referido en estos términos a las recientes declaraciones y posicionamiento respecto a la compra del Gran Casino manifestadas por el portavoz municipal del PP, de quien ha lamentado la “deslealtad” y que “esté más preocupado por buscarse cargos en Valencia que por atender a las necesidades de los vila-realenses”.

    El Gran Casino es un edificio de más de 1.500 metros cuadrados, protegido tanto en el Catálogo de Espacios y Bienes Protegidos municipal como por la Generalitat. Entre sus singularidades destaca la fachada, con elementos de azulejería de aire modernista, la escalinata central o el artesonado de las salas interiores. “Es uno de los escasos ejemplos de patrimonio histórico-artístico que nos quedan en el centro y, por ello, su adquisición es una oportunidad histórica que no podemos dejar escapar”, valora Benlloch. “Por eso, me habría gustado que la compra hubiera sido un tema ‘de Estado’, de consenso de todos los grupos. Pero es evidente que en el PP no se puede confiar”, apunta.

    Una vez tramitado el expediente y formalizada la compra, el consistorio trabajará en un plan de usos que pasa por poner el inmueble “al servicio de los vila-realenses”. “Incorporar el edificio al patrimonio municipal permitirá optimizar espacios, reducir alquileres y acercar servicios a la ciudadana, poniendo también un inmueble de características singulares al servicio de nuestras asociaciones y entidades locales”, incide el alcalde. "A largo plazo, incluso, podríamos pensar en culminar el proyecto en el que han trabajado desde hace décadas corporaciones locales de distinto signo y trasladar la actividad institucional y protocolaria del consistorio al Gran Casino, dejando el actual edificio consistorial para actividad más administrativa. Eso no es, como ha dicho el PP, que el alcalde vaya a hacerse un despacho en la calle Mayor, al revés. Los únicos que se hicieron un despacho, además de manera ilegal, con nota de reparo y adjudicado a dedo a una empresa vinculada a la trama Gürtel, fue el PP de Héctor Folgado”, concluye.

    Subir