28 de septiembre de 2020 28/9/20
ENTREVISTA

Así ha sido Laqvima Vere

Vila-real - Laquima Vere - Semana Santa 2017
Vila-real - Laquima Vere - Semana Santa 2017
  • Entrevistamos al director de la obra, Alfredo Sanz, para que nos cuente todos los detalles de Laqvima Vere

Galería de fotos
Vila-real - Semana Santa - Laquima Vere
Vila-real - Semana Santa - Laquima Vere
MÁS FOTOS
Así ha sido Laqvima Vere  - (foto 2)
Así ha sido Laqvima Vere  - (foto 3)

La opinión es unánime: Es un acto único en la Semana Santa y nadie se lo puede perder. Vila-real ha acogido este Jueves Santo la representación del auto sacramental Laqvima Vere. No es una opera, no es un concierto ni una obra teatral, es un acto diferente y por ello singular tanto en forma como en contenido.

Lo que en su origen iba a ser algo íntimo ha acabado siendo todo un acontecimiento de la Semana Santa de Vil-real, ¿Cómo surgió el proyecto?

Laqvima Vere empezó con un encargo del Ayuntamiento de Vila-real hace diez años porque no había una pieza musical propia de la Semana Santa que la representara. De este objetivo nació el proyecto, que en principio iba a ser algo muy recogido y de carácter íntimo, una pieza de cámara. Pero en un momento dado el concejal Pasqual Batalla comprendió que podría ser algo interesante porque le daba un carácter diferencial a Vila-real.

¿Por qué diferente?

Hay muchas pasiones pero todas vienen a contar lo mismo y de la misma manera. Pero Laqvima Vere -que por cierto son dos palabras inventadas con la expresión Requiem Vila-real- no sigue ningún texto bíblico. Evidentemente se hace desde el respeto a la historia que cuenta pero hemos ido más allá y planteamos una estructura diferente y además cada año con más novedades para que nadie pueda decir eso de 'ya lo he visto'.

No es una opera, no es concierto, ¿Qué es Laqvima Vere?

Es un espectáculo que tiene tres ejes: el musical que fue el inicial, el actoral con profesionales de gran experiencia y el audiovisual. Es decir, se utiliza la fachada del Ayuntamiento en la Plaza Mayor como soporte de proyección de unas imágenes que, este año como novedad, se han creado para la obra. Digamos que hay un apoyo visual de la historia.

Has comentado que en la historia vais más allá. ¿A qué te refieres con eso?

Pues por ejemplo en el relato hablamos de un Judas que está atormentado por la culpa y que le pide a Jesús que le libere de la labor que le ha encomendado. Es un ejemplo de cómo contamos la historia desde el punto de vista más íntimo de los personajes. No como dicen la Biblia ni los evangelios sino que siguiendo la tónica de la historia utilizamos el carácter de cada personaje. Otro ejemplo es el debate de María Magdalena que está entre amar como a hombre o como a Dios. Además este año tenemos como novedad al Ángel de la Muerte que lo ponemos a la misma altura de Jesucristo como un Ángel de Dios también.

Hay muchos detalles y mucha elaboración detrás...

Sí, hay muchas metáforas visuales, musicales, de texto y es lo que la gente tiene que descubrir. Al fin y al cabo es una tarea de muchos años, muy reflexionada y en directo se llegan a perder algunas cosas. Por eso quiero proponer que se haga una guía para que la gente entienda todos estos detalles. Reflexionar sobre la espiritualidad independientemente de las creencias de cada uno es evolucionar.

Y para aquellos que leen por primera vez lo que es Laqvima Vere, ¿Cómo los invitarías para que se acerquen? Porque aquí el público llega a ser parte de la obra incluso.

Creo que lo has dicho muy bien porque realmente la gente forma parte de la obra. Se genera un ambiente único durante esos momentos de amargura, de dulzura, de tristeza, esas emociones que nosotros intentamos sacar de las partituras y los actores con su trabajo. Todo eso que transmitimos lo recibes luego de la gente: ellos te lo devuelven de una forma intangible y con una energía indescriptible.

Un día en el que la Plaza Mayor se transforma en un escenario único, con cientos de participantes en la obra... ¿Requiere mucha preparación?

Varios meses. Mi mujer dice que somos como los falleros, quemamos la falla y al día siguiente empezamos otra vez (ríe). Sí que es cierto que hay un pequeño periodo de reflexión para ver cuáles son los márgenes de mejora, qué novedades podemos incluir... pero luego ya se da paso al desarrollo de las ideas y a los ensayos. Requiere tiempo pero no importa porque lo hacemos con tanta ilusión, yo creo que incluso más que el primer día.

Subir