29 de noviembre de 2020 29/11/20

La programación de Cultura para el renacimiento de la ciudad atrae a cerca de 3.000 personas con una treintena de actividades

    La programación de actividades que la Concejalía de Cultura ha programado desde el mes de julio para reactivar la ciudad ha reunido a cerca de 3.000 espectadores en los más de 30 eventos teatrales, musicales y de cine, para todo tipo de público, que se han desarrollado cumpliendo con todas las medidas de prevención por la COVID-19.

    La Concejalía de Cultura ha hecho balance de la programación especial impulsada dentro del Plan de renacimiento de Vila-real para garantizar una oferta cultural “desde la prudencia y la responsabilidad, pero conscientes de que la cultura es un bien público y preferente, que debemos seguir fomentando no sólo para el desarrollo social sino también económico”, explica la concejala del área, Rosario Royo. En este sentido, muchas de las actividades de teatro y música programadas durante el verano se desplegaron en espacios públicos como la plaza Mayor, avenida de la Murà, plaza del Labrador o plaza Colón “con el objetivo de contribuir a la dinamización económica en un momento de crisis como el actual en el que sectores tradicionales de nuestra ciudad como el comercio o la hostelería se han visto tan gravemente afectados”. Del mismo modo, la apuesta por los artistas, compañías y entidades de la ciudad ha sido otro de los aspectos clave de la oferta cultural de los últimos tres meses, “gracias a la gran cantidad de empresas de creación artística, el fuerte tejido asociativo y la alianza con la sociedad civil que hemos generado”, señala la concejala.

    “Debido a las circunstancias de la pandemia hemos tenido que establecer planes de contingencia para garantizar la seguridad de los espectadores y artistas, con controles de aforo, distancias de seguridad, medidas higiénicas,… Gracias al esfuerzo de los técnicos y trabajadores de la Concejalía de Cultura, así como de los artistas, y la colaboración del público, todos los espectáculos y actividades se han desarrollado sin incidencias y además la programación ha sido muy bien recibida por la ciudadanía”, remarca Royo.

    Durante los meses de julio y agosto, las actividades como Cinema d’estiu, el Festival de Música Clásica, Plectre a la Fresca, talleres de baile, espectáculos de teatro de calle, danza, música o cuentacuentos se desarrollaron en espacios al aire libre, con más de una veintena de propuestas que atrajeron a más de 1.500 espectadores.

    A partir del mes de septiembre, se procedió a la reapertura de espacios culturales como el Auditorio Municipal Músico Rafael Beltrán Moner o el Museo de la Ciudad Casa de Polo. Además, se retomó el pulso de los festivales de la mano del Real Jazz, en un formato adaptado a la pandemia, con tres únicos conciertos al aire libre, en la avenida de la Murà. En el Auditorio, los espectáculos musicales We love Queen y Maravilloso fue volver cubrieron la práctica totalidad del aforo permitido, con alrededor de 300 asistentes en cada sesión. Así las cosas, la cifra de público a los eventos programados durante el último mes alcanzaría los 1.200 espectadores.

    Subir