10 de abril de 2021 10/4/21

El Pleno da luz verde por unanimidad a 192.000 euros para el Plan Resistir y 30.000 euros para ayudar a la pequeña Zoe Prieto

El Pleno da luz verde por unanimidad a 192.000 euros para el Plan Resistir y 30.000 euros para ayudar a la pequeña Zoe Prieto - (foto 1)

    El Pleno del Ayuntamiento de Vila-real ha aprobado por unanimidad el expediente de modificación de créditos por valor de 222.490 euros con los que se garantiza la aportación municipal al Plan Resistir de ayudas a los autónomos y microempresas de los sectores económicos más afectados por la pandemia (192.490 euros), así como una subvención de 30.000 euros para colaborar con los gastos ocasionados por la intervención quirúrgica a la que ha sido sometida en un hospital de Boston la pequeña Zoe Prieto Branchadell, de 16 meses, debido a una cardiopatía grave.

    Todos los grupos municipales han avalado esta modificación, por la que se destina aproximadamente la mitad de la partida de fiestas que había consignada en el presupuesto de 2020 y que está prorrogado en la actualidad a la espera de poder aprobar las cuentas de 2021. El alcalde, José Benlloch, ha agradecido el respaldo unánime de todos los partidos y ha explicado que la sesión se ha convocado por la vía de urgencia “para que todas estas ayudas puedan llegar cuanto antes a las personas que lo están pasando mal en este momento”.

    El primer edil ha recordado que a través de las ayudas Paréntesis del Plan Resistir Vila-real podrá inyectar 1.283.267 euros a sectores castigados por el cierre de actividades a causa de la pandemia, como la hostelería, el ocio, los gimnasios, etc. gracias a la aportación de la Generalitat, la Diputación y el Ayuntamiento. “Siempre habíamos dicho que nosotros, en solitario, no teníamos pulmón para dar subvenciones directas pero si las administraciones competentes, como la Generalitat o el Gobierno central, impulsaban estas líneas de subvenciones, nosotros estaríamos ahí aportando nuestra parte”, ha insistido el alcalde. Asimismo, ha subrayado que todas las ayudas que se están lanzando desde la Generalitat, como también la línea  de 50.000 euros que el Ayuntamiento ha activado para el sector del ocio local, son compatibles entre ellas.

    Finalmente, el alcalde ha añadido que “aunque hemos intentado reducir los plazos de publicación, los informes técnicos nos dicen que es necesario un periodo de alegaciones de 15 días”, pero “haremos todo lo posible para que cuanto antes el dinero esté en los bolsillos de todas estas personas que lo están pasando mal”.

    Por su parte, el concejal de Economía, Xus Madrigal, ha recordado que este pasado mes de enero el alcalde y él mismo, junto al resto de grupos municipales, se reunieron con  la hostelería y el ocio local para conocer de primera mano su situación y “nos trasladaron la urgencia de recibir ayudas directas para poder mantener sus negocios dado el decreto de cierre de la Generalitat Valenciana”. Madrigal señala que “sólo cinco días después de la reunión, el pleno aprobó la creación de una línea de ayudas directas por valor de 50.000 euros para el ocio y ahora damos luz verde a esta modificación que permitirá contar con cerca de 1,3 millones de euros aportados por la Generalitat, la Diputación y el Ayuntamiento”. Además, el responsable de Economía ha puesto en valor la apertura, desde este pasado lunes, de una oficina de asesoramiento para la gestión de estas ayudas, en colaboración con las gestorías de la localidad.

    Madrigal también ha querido poner de relevancia la aportación de 30.000 euros para colaborar con los gastos de traslado y manutención de la pequeña Zoe Prieto Branchadell, la niña de sólo 16 meses de edad que ha tenido que ser intervenida en el Boston Children’s Hospital por una cardiopatía grave. El edil ha destacado la historia de superación de la pequeña y la lucha de su familia, con el apoyo de instituciones, colectivos y particulares de toda la ciudad.  “El Ayuntamiento de Vila-real  no puede ser ajeno a esta situación” ya que la niña deberá ser operada de nuevo dentro de dos años en Boston, con un altísimo coste económico que debe ser asumido por la familia. “Con esta aportación, a través de un convenio singular, podemos nuestro granito de arena como administración más próxima a la ciudadanía”, concluye el edil.

    Subir