22 de septiembre de 2020 22/9/20

El PP pide priorizar la protección de edificios históricos en Vila-real

El PP pide priorizar la protección de edificios históricos en Vila-real - (foto 1)

    El PP de Vila-real ha pedido al alcalde que apueste de una vez por reforzar la protección de edificios históricos en lugar de malgastar 6 millones de euros de los contribuyentes en comprar los palacios de Benlloch para poner simplemente despachos.

    Los populares han pedido en diferentes ocasiones que se siga trabajando en el catálogo que inició el PP para reforzar la protección de todos los inmuebles con valor patrimonial de la ciudad "y para ello no hace falta que Benlloch se gaste 6 millones de euros de nuestros impuestos en caprichos como ahora comprar el Hostal del Rei o el Gran Casino, sino que apueste realmente por la conservación y puesta en valor de nuestro patrimonio local, que ha sido el gran olvidado desde hace seis años".

    Y es que al coste de comprar el Gran Casino que ha implicado ya más 2 millones de euros de dinero público hay que añadirle cerca de otros dos millones para su restauración, tal y como el equipo de gobierno ha admitido en varias reuniones que costará su rehabilitación ya que, a las necesidades del inmueble, se le añade que cuenta con un teatro que también hay que adecuar.

    A este montante se le tiene que sumar los cerca de 700.000 euros que cuesta el Hostal del Rei y el coste de el tercer edificio que el Ayuntamiento quiere comprar, según el propio precio de mercado.

    Jaume Llorens lamenta que "desde que gobierna Benlloch se ha paralizado cualquier política para mejorar nuestro patrimonio y ahora, el mismo año en que sube los impuestos de forma histórica y que se gasta millones en caprichos, nos encontramos con el sorprendente anuncio de este proyecto faraónico".

    Prueba de la dejadez del alcalde y su equipo fue que por ejemplo el edificio histórico del Mas de la Torre haya desparecido "y ahora se preocupan por comprar el Hostal del Rei".

    Para Llorens esta nueva decisión del alcalde representa perfectamente su forma de gestionar la ciudad en la que "prioriza siempre los caprichos y tener pintada la fachada aunque la nevera esté vacía".

    Subir