24 de noviembre de 2020 24/11/20

La ordenanza de venta no sedentaria primará los puestos que soliciten estar en un solo mercado para diversificar la oferta

  • El pleno aprobará el jueves la normativa, que se someterá a exposición pública, así como la actualización de las tasas a las nuevas condiciones del mercado, con diferencias en función de las ubicaciones y el tipo de mercadillo

El pleno del Ayuntamiento de Vila-real tiene previsto aprobar el próximo jueves una nueva ordenanza reguladora de la venta no sedentaria, así como la modificación de la ordenanza fiscal para la instalación de puestos, que establece cuatro tipos de mercadillos de periodicidad fija, sus ubicaciones en el centro de la población y los requisitos para optar a una parada. Entre ellos, la nueva ordenanza establece un mecanismo de selección para la concesión de autorizaciones que prima la realización de un cursillo sobre venta no sedentaria o no tener concedida simultáneamente otra autorización de este tipo en el tiempo en que se pretende el ejercicio de la actividad. De esta forma, explica el concejal de Fomento Económico, Pasqual Batalla, se pretende “fomentar la diversificación de la oferta, de manera que los mercados de miércoles y sábado sean diferentes y favorecer así que la gente visite las paradas y pasee por el centro, dinamizando el comercio local”. De hecho, la recuperación del mercado ambulante en el centro de la ciudad se ha diseñado para impulsar el paseo y el ir y venir de gente “en un gran espacio comercial al aire libre que englobará todo el centro urbano y calles adyacentes”.

Con este objetivo, Batalla lleva al pleno del jueves la propuesta de ordenanza municipal de venta no sedentaria, que viene a sustituir el texto vigente, aprobado en el año 2002, y a la cual se ha llegado “después de mantener reuniones y consensuar la norma con todos los sectores implicados”. En cualquier caso, matiza Batalla, tras las noticias recibidas en los últimos días de parte de un sector de los vendedores ambulantes para mantener unidas las paradas de fruta y verdura y las de ropa y complementos en el mercado de los sábados en una ubicación céntrica, el equipo de gobierno “estamos dispuestos a escuchar, como lo hemos venido haciendo, a todos aquellos sectores implicados en la recuperación del mercadillo en el casco urbano”. Esta predisposición al diálogo, insiste, “contrasta con la que tuvo el anterior equipo de gobierno del Partido Popular, que se llevó el mercado a las afueras sin consultar ni hablar con nadie”. El teniente de alcalde, además, recuerda que la ordenanza se someterá a exposición pública tras la aprobación del jueves, de manera que se abrirá un periodo de un mes para que todo aquel que quiera presente las alegaciones que considere oportunas al texto normativo.

La nueva ordenanza reguladora de la venta no sedentaria irá acompañada también de un nueva ordenanza fiscal reguladora de la tasa por instalación de puestos, barracas, casetas de venta, espectáculos o atracciones situados en bienes de uso público local, que actualiza las tasas para la instalación de las paradas y establece distintos precios en función de las diferentes ubicaciones previstas en la ordenanza. “Es un mercado totalmente nuevo y, por tanto, la regulación de las tasas también es completamente diferente a lo que se venía aplicando”, explica el concejal de Hacienda, Javier Serralvo. Entre otras cuestiones, se han establecido precios variables en función de la ubicación más o menos céntrica de las paradas y del tipo de mercadillo, desde el mercado semanal de los viernes al de Santa Catalina o los tradicionales de miércoles y sábados, que también gradúan los precios por metro lineal según las zonas, desde el entorno del Barranquet hasta la plaza Mayor y de la Vila. “Lo que deberán pagar los tenderos será prácticamente lo mismo de lo que están pagando ahora, y en algunos casos incluso menos debido a la limitación de metros lineales, con el valor añadido que les supondrá a partir de ahora ubicar una parada en el centro urbano”, concluye.

Subir