19 de febrero de 2020 19/2/20

El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real

El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 1)
    Galería de fotos
    Vila-real - 742 Aniversario Fundación Ciudad - Inaug Estatua Jaume I
    Vila-real - 742 Aniversario Fundación Ciudad - Inaug Estatua Jaume I
    MÁS FOTOS
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 2)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 3)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 4)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 5)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 6)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 7)
    El rey Jaume I de Llorens Poy regresa a la plaza Mayor y marca el inicio de un año dedicado al Hijo Predilecto de Vila-real - (foto 8)

    La imagen del rey Jaume I que ideó y esculpió el Hijo Predilecto de Vila-real Vicente Llorens Poy vuelve a presidir el centro neurálgico de la ciudad. El alcalde de Vila-real, José Benlloch, el concejal delegado de Patrimonio, Emilio M. Obiol, y el sobrino del artista vila-realense, Antonio Carlos Llorens Lara, dan la bienvenida esta tarde a la réplica en bronce de la escultura del rey fundador en un acto que marca el inicio de un año que el consistorio quiere dedicar a la memoria de Llorens Poy, fallecido en 2014.

    La escultura, de 1,2 metros de altura, descansa sobre un pedestal de piedra de Borriol y reproduce de manera fiel la estatua que el artista Vila-real guardaba en su casa-museo, así como, a una escala mayor, el monumento que se ubica en el jardín del rey Jaume I y que, hasta hace apenas una década, ocupó el centro de la plaza Mayor de la ciudad. “Durante los últimos años, la imagen del Rey en Jaume no ha estado aquí, pero si bien ha sido una ausencia física, ni mucho menos lo ha sido en el plano emocional o histórico. Porque cada vez que han llegado estas fechas, cuando conmemoramos el aniversario de la fundación de Vial-real, hemos sentido que de alguna forma, más de 700 años atrás, había sido aquí donde había empezado nuestro trayecto como pueblo. En el corazón de la vila, con el rey Jaume I y en un día como hoy, 20 de febrero de 1274”, destaca el alcalde, quien ha incidido también en la importancia que para el Hijo Predilecto Llorens Poy había tenido poder retornar su imagen de Jaume I a la plaza para la que fue ideado. “Con este acto logramos ambas cosas, recuperar la imagen del fundador para el centro urbano pero, sobre todo, homenajear la memoria de uno de los artistas más importantes del arte contemporáneo, quien imaginó, modeló y creó esta figura y siempre quiso que una de sus obras cumbre volviera a presidir el corazón de su querida Vila-real”, agrega Benlloch, quien ha querido aprovechar el acto para avanzar la celebración durante 2016 de una serie de actividades centradas en “poner en valor la grandeza del legado de nuestro Hijo Predilecto y acercar a los vila-realenses la fascinante obra de uno de los grandes nombres del arte contemporáneo”.

    El alcalde ha agradecido la colaboración y predisposición de la familia de Llorens Poy así como el esfuerzo por el departamento de patrimonio, capitaneado por Emilio M. Obiol. El concejal, por su parte, ha detallado el trabajo realizado para “lograr el molde” y “intentar ponernos en el punto de vista del creador de la obra para lograr una pieza exacta a la que él mismo ideó en el último cuarto del siglo XX”. “Un rey que mantiene en una mano la espada con la que protege su misión y, en la otra, el pergamino de la Carta Pobla que nos otorga los derechos y privilegios como villa”, apunta Obiol.

    Subir