11 de abril de 2021 11/4/21

‹‹Envenenábamos los ríos y envenenábamos a las nutrias y eso, afortunadamente, hemos dejado de hacerlo››

‹‹Envenenábamos los ríos y envenenábamos a las nutrias y eso, afortunadamente, hemos dejado de hacerlo›› - (foto 1)

    La desaparición de la nutria (Lutra lutra) en Europa durante la década de los años 60 del siglo pasado está directamente relacionada con el envenenamiento de los ríos. La aparición, recolonización y ocupación de nuevos tramos fluviales por parte de esta especie desde el año 2 000 tiene que ver con una nueva política de conservación de los ríos. Esta es la principal conclusión a la que llegó el experto en nutrias, Juan Jiménez en la conferencia impartida durante las VI Jornadas del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Río Mijares organizadas por el Consorcio Río Mijares en Vila-real (Castellón). Este envenenamiento sistemático de los ríos también hay que aplicarlo a la Comunidad Valenciana. Cursos fluviales como el Segura en la provincia de Alicante o el Magro en la llanura valenciana de Utiel y Requena eran dos buenos ejemplos de ríos muertos. Los ríos españoles, desde los años 60 del siglo XX, estaban muy contaminados. Las causas principales fueron la insuficiente depuración de las aguas fecales de ciudades y de pueblos, el vertido de las aguas contaminadas de muchas fábricas y la utilización indiscriminada del DDT, el insecticida organoclorado más peligroso que nunca ha existido para el medio ambiente. Los expertos europeos en nutrias, preocupados y reunidos en diferentes conferencias internacionales apuntaron diversas causas de regresión: la persecución directa por parte del hombre, la destrucción del hábitat, el aprovechamiento intensivo de los caudales y la contaminación fluvial y atmosférica. Jiménez tras más de 30 años estudiando nutrias ha llegado a una conclusión muy clara: ‹‹Yo creo que el envenenamiento de los ríos que ocurrió en aquellos años tuvo mucho que ver con la desaparición de la nutria aquí en la Comunidad Valenciana y en muchos lugares de Europa››.

    El primer sondeo nacional de nutria es de 1984

    En 1984 la nutria estaba desapareciendo de muchos lugares de Europa. En los Países Bajos se extinguió, en Suiza, un país con ríos de montaña supuestamente limpios y transparentes, estuvo al borde de la extinción y en Suecia estuvo a punto de extinguirse. En 1984 se hizo en España el primer censo nacional de nutria para averiguar el estado de conservación. Decenas de voluntarios analizaron
    5 000 zonas fluviales. Los resultados no fueron demasiado positivos en cuanto a su presencia en los territorios mediterráneos valencianos. La mejor población, aunque muy escasa, fue la del río Bergantes, unas pocas decenas de ejemplares. La nutria también estaba presente de manera muy escasa en el tramo alto del Mijares perteneciente a Teruel, en el Alto Turia y en el Rincón de Ademuz. Once años más tarde se realiza el segundo sondeo nacional. Los resultados mejoraron en todos los territorios menos en la Comunidad Valenciana. ‹‹En 1995 la nutria había aumentado bastante en España pero en la Comunidad Valenciana estaba fatal. Muy poca en el Bergantes, no encontramos nada en el Mijares de Castellón, apareció poquísima en el Palancia y algún dato suelta por el Rincón de Ademuz››, señala Juan Jiménez.

    A partir del año 2005 la Generalitat inició un proyecto bianual de seguimiento de la nutria en el territorio para averiguar que estaba pasando con la especie. Desde el año 2008 los técnicos apreciaron una mejora considerable de nutrias en todo el territorio valenciano. ‹‹La presencia de nutria en la Comunidad Valenciana -afirmó Jiménez- se ha multiplicado por 5 desde el año 1984. Los kilómetros ocupados se han duplicado desde 2005 en más de 500 kilómetros fluviales. Entonces la pregunta que me he hecho muchas veces es: ¿por qué se recuperan las nutrias, por qué ahora vuelven a haber?››. La conclusión del experto en nutrias Jiménez es muy clara: ‹‹Envenenábamos los ríos, envenenábamos a las nutrias y eso, afortunadamente, lo hemos dejado de hacer››.

    Las nutrias castellonenses

    Las nutrias han tenido una expansión sorprendente en los ríos de la provincia de Castellón desde el año 2012. La especie ha conquistado lugares donde no existían referencias históricas, donde ni siquiera los más viejos del lugar lo conocían. Es el caso del río de las Cuevas o de San Miguel, en lugares como las Cuevas de Vinromá, Salzadella y Vilanova d'Alcolea. Un tramo fluvial corto pero repleto de cangrejos rojos americanos. La especie también se encuentra presente a lo largo de todo el río Mijares, incluso en la desembocadura donde la Guardería del Consorcio encontró huellas. Los ríos Sénia, entre Cataluña y la Comunidad Valenciana, y el Cérvol que atraviesa las comarcas de Els Ports y el Baix Maestrat también tiene nutrias en la actualidad. El Bergantes sigue siendo el río de las nutrias por excelencia y otros lugares donde también hay rastros de la especie son el Palancia y el río Montán. Finalmente Juan Jiménez pronostica un dato muy positivo pero que podría estar acompañada de conflictos: ‹‹Las nutrias llegarán a colonizar las zonas húmedas valencianas a medio plazo. Son lugares muy buenos y productivos en cuanto al alimento pero también son muy peligrosos para las nutrias. Están rodeados por muchas carreteras.  Las nutrias se mueren ahogadas en las redes y en las nasas de los pescadores. Los humedales son buenos para las nutrias pero con muchos riesgos. Se morirán bastantes››.

    El atropello principal causa de muerte

    En la actualidad el motivo principal de desaparición de nutrias en España es el atropello en las carreteras. Más del 90% de las muertes se deben a esta causa.

    Los expertos apuntan la aceptación social como factor fundamental de la recuperación de la nutria. La sociedad pasó de perseguirlas como alimañas durante los años 60 del siglo pasado a quererlas en la actualidad. La presencia de nutrias en un tramo fluvial es motivo suficiente para frenar cualquier tipo de construcción o alteración en un río. La protección del hábitat también ha sido un factor determinante para entender su recuperación. En la década de los años 80 del siglo pasado España contaba con 10 territorios protegidos (la Comunidad Valenciana únicamente con la Albufera de Valencia en 1986) mientras que en la actualidad casi estamos llegando a los 2 000 territorios con algún tipo de protección. Pero paradójicamente Jiménez añade otras causas: ‹‹También ha mejorado el alimento para las nutrias y lo ha hecho curiosamente y en gran medida por la aparición de especies invasoras como el cangrejo rojo americano, el pez sol, la carpa y otros . La única explicación que haya reaparecido la nutria o haya conquistado lugares donde nunca había estado antes es por la presencia de especies invasoras››.

    Subir