24 de septiembre de 2020 24/9/20

CSIF critica una sentencia que deja sin cobrar a varias limpiadoras de colegios de Vila-real

    El sindicato CSI·F ha lamentado la resolución judicial del Juzgado de lo Social Número 1 de Castellón que priva a las trabajadoras del servicio de limpieza que ofrece la empresa VARESER en varios colegios de Vila-real, de percibir el pago de varios meses de remuneración, porque las empleadas "se fiaron de la palabra de sus jefes que les prometieron retribuirlas al 100% si no denunciaban y firmaban una reducción de jornada" explican.

    CSI·F manifiesta que como sindicato tiene que acatar la sentencia y confiar en el buen hacer de la Justicia, "no obstante es muy decepcionante que un momento económico como el que vivimos aún queden en los tribunales fedatarios de una interpretación 'antisocial' de las leyes", explican en referencia a que "ante la posibilidad de ver el vaso medio lleno o medio vacío, lo que prima es la empresa y no el trabajador".

    Se da la circunstancia, en este litigio, de que en junio de 2015 la empresa presentó por escrito a las trabajadoras un documento en el que comunicaba su intención de modificar su contrato y reducirles la jornada de trabajo. Pasarían de un contrato fijo a un contrato fijo-discontínuo a partir del mes de septiembre de 2015 si bien, les garantizaba una retribución, hasta el momento en que se hiciera efectiva la nueva jornada, del 100% de su bruto anual, es decir, no dejarían de cobrar ningún mes. Las trabajadoras no tenían motivos para desconfiar en ese momento dados los términos que se pactaban en el documento. Sin embargo, los pagos no han sido del 100% y la empresa no ha cumplido el acuerdo.

    El juzgado de lo Social nº1 de Castellón sentencia que "deberían haber impugnado en su momento o no haber firmado nada" continúa CSI·F, que aclara que es evidente que así hubiesen actuado "de saber que ni el Servef ni la empresa se responsabilizarían de esos pagos". Al presentar la empresa la modificación del contrato en junio, para empezar el nuevo contrato en septiembre, esta se equivocó o quizás preveía que el Servef asumiera el pago de los meses de julio y agosto, "sin informarse ni siquiera de que a los trabajadores no les correspondía, pero si prometiéndoles para evitar una demanda que recibirían ese dinero al 100% como reza en el documento". Las trabajadoras, por su parte, entendieron que la empresa les decía que cobrarían el 100% y por tanto podían firmar el acuerdo pues no estaba en juego la retribución. Al parecer, su buena fe, no es suficiente para los tribunales que "si que ven respaldable la más que discutible - a juicio de CSI·F- práctica de la empresa".

    Subir