24 de enero de 2021 24/1/21

Compromís per Vila-real vota en contra del presupuesto para 2020 y denuncia las "carencias" del documento

    El Grupo Municipal de Compromís per Vila-real ha votado en contra del presupuesto municipal para el actual ejercicio 2020. El pleno ha servido para poner de manifiesto las carencias del documento, que no tiene en cuenta los problemas de los contribuyentes y las necesidades de la ciudad, tal y como ha dejado patente el portavoz adjunto de la formación, Santi Cortells.

    “Desde Compromís siempre hemos trabajado para mejorar la realidad de nuestra ciudad y procuramos estar a disposición de los vecinos, por lo que nos hubiera gustado ver unas cuentas que resuelvan los problemas de Vila-real”, indica, “pero no sólo hablamos de números, sino de la concepción ideológica que se desprende del documento presentado por el equipo de gobierno”.

    Desde Compromís denuncian que la perspectiva de género es inexistente en los presupuestos y destacan numerosas carencias, como el “olvido” de los de Benlloch de incluir la rehabilitación de la Escuela de Adultos.       

    Los arrendamientos, demasiado extensos en el tiempo, cuando deberían ser una solución provisional, es otro de los puntos con los que Compromís discrepa, ya que se destinan más de 700.000 euros, al tiempo que recuerda que hay edificios infrautilizados, como el Vivero de empresas.

    También se tiene en cuenta el olvido respecto a la conservación del patrimonio de todos, con tan solo 31.000 euros, “mientras que para la restauración de una puerta de un edificio privado sin valor patrimonial se han destinado 6.000 euros recientemente”. “Mientras tanto, nuestro patrimonio, cada día está más deteriorado, como se puede comprobar si observamos el lienzo de muralla junto al Archivo, la Alqueria dels Frares y otros elementos que, de seguir bajo las políticas de los socialistas, acabarán muy mal”, explican y recuerdan que “seguimos esperando el presupuesto para convertir la alquería del Carmen en un centro socio-cultural, tal y como anuncia el PSOE en su programa electoral”.

    En este sentido, desde Compromís también lamentan que se destine casi un millón de euros en propaganda. “Es necesario promocionar nuestra ciudad, pero la insoportable presión fiscal de PSOE y Podemos, aumentada recientemente con la subida del IBI, convierten esta cifra en una obscenidad”, destacan y ponen de manifiesto la necesidad de dar preferencia a los medios que tengan un claro arraigo local.

    Asimismo, Compromís denuncia que el apartado dedicado a la transparencia es “verdaderamente transparente, porque le dedican exactamente 10 euros, algo que contrasta bastante con el programa electoral de Podemos, que supuestamente prioriza la transparencia y accesibilidad en los contratos públicos del Ayuntamiento”. “Transparencia y accesibilidad que no suele ser así ni para los propios concejales del equipo de gobierno, como ya pudimos comprobar en su momento”, denuncian. 

    Además, critican que se destinen únicamente 300.000 euros a emergencias sociales –una tercera parte del presupuesto de propaganda- y que las subvenciones de Normalización Lingüística hayan disminuido, aunque celebran que el PSOE haya lo haya admitido y se haya comprometido a corregirlo.

    Otro de los puntos que llaman la atención es el de ‘Otros servicios culturales’, con “asociaciones que no cobran prácticamente nada y otras grandes cantidades, sin que conste el criterio que se sigue en el reparto que, por cierto, algunas todavía no han llegado a cobrar desde hace tiempo”.

    Por otro lado, “no entendemos por qué no se incluye una previsión de gastos por las famosas sentencias urbanísticas del PP, ya que si se tuviera en cuenta alguna cantidad, por simbólica que fuera, se podrían pagar algunas sorpresas inesperadas y así evitar los intereses que se desprenden a posteriori”, afirman y lamentan la improvisación con la que se trabaja.

    En el apartado de ingresos llama la atención que el Ayuntamiento todavía tiene pendientes de cobro 25 millones de euros desde los años 90 y “no se ve ninguna previsión de contar con un asesoramiento jurídico que ayude a hacer efectiva dicha cantidad”. A estos apartados se suman el déficit en energía verde, “cuando a Iberdrola se le pagan 1,5 millones en el alumbrado público” y el traslado de la Escuela Oficial de Idiomas, que “brilla por su ausencia, por lo que entendemos que no va a haber ningún movimiento”.

    “Es solo un resumen de todo aquello que no hemos visto correcto y que se podría añadir a los presupuestos, que podrían reequilibrarse de otra manera, teniendo en cuenta las necesidades de la ciudad, algo que no ha hecho el equipo de gobierno formado por PSOE y Podemos”, concluyen.

    Subir