10 de abril de 2021 10/4/21

Compromís per Vila-real solicita que se tomen medidas para dar respuesta a las peticiones de los residentes en ‘Las Cuestas’

Compromís per Vila-real solicita que se tomen medidas para dar respuesta a las peticiones de los residentes en ‘Las Cuestas’ - (foto 1)
  • El Grupo Municipal se hace eco de la última carta remitida por la asociación al Ayuntamiento y pide que se tengan en cuenta las reivindicaciones planteadas

El Grupo Municipal de Compromís per Vila-real solicita al equipo de gobierno de PSOE y Podem que tome las medidas oportunas para dar respuesta a las peticiones que llevan meses planteando los vecinos y vecinas de la zona popularmente conocida como Las Cuestas, que engloba a los pasajes de Forcall y Cinctorres.

La portavoz de Compromís, Maria Fajardo, trasladó recientemente la cuestión al turno de preguntas en un pleno ordinario, consiguiendo que el alcalde se comprometiera a recibir a la presidenta de la asociación y a trabajar de manera conjunta y coordinada para solventar los diferentes problemas planteados por los residentes en la zona.

Tras una primera reunión, la entidad se encuentra todavía a la espera de que el equipo de gobierno emprenda acciones claras que ayuden a mejorar el bienestar y la convivencia en el barrio, que se agrava con las nuevas restricciones. Desde la asociación remitieron hace un mes una carta en la que recuerdan que, tras el primer encuentro con el alcalde y la concejala de Seguridad Ciudadana, entendían que “se habían comprometido a buscar una solución aceptable para el barrio”. Esta solución pasaba por diferentes medidas, como la instalación de cámaras de vigilancia controladas por efectivos policiales, así como la realización de un censo de ocupación de las viviendas. Los vecinos también solicitaban que se comprobara el deterioro de los edificios de Cinctorres 2, 4 y 6 y que se ofreciera asesoramiento legal y gratuito a las comunidades de propietarios, además de estudiar seriamente la posibilidad de cerrar un negocio hostelero ubicado en la zona o, al menos, clausurar el servicio de barra que ofrece desde una ventana que da a una a la calle Cinctorres. Y es que, tal y como han trasladado a Compromís, una de las preocupaciones que tienen, especialmente desde el cierre de la hostelería, es la dudosa implementación de las medidas anticovid en la zona. “Quienes viven aquí denuncian que sigue sin cumplirse la normativa por la que los bares pueden servir pedidos para llevar y que la presencia policial es tan mínima y escasa que no sirve para frenar o disuadir ciertos comportamientos por parte de los consumidores”, apunta Fajardo.

Asimismo, la asociación reclama que se haga una limpieza correcta de los viales y que se renueven los contenedores y piden que los efectivos policiales que acuden a la zona “se lo tomen en serio”, multando en caso de infracción administrativa o delito, “y no simplemente con una amonestación verbal a los infractores”, además de incrementar la vigilancia policial. Entre otras cuestiones, los residentes también solicitan saber en qué punto se encuentra el inicio de las actividades de la Oficina de Atención a los vecinos.

“Son cuestiones que preocupan y mucho a las personas que desean una convivencia en paz en esta zona de Vila-real y que se sienten olvidadas por parte del Ayuntamiento”, manifiesta Fajardo, quien solicita que se tomen en consideración las peticiones y se les dé respuesta. “No vale simplemente con reunirse y hacer como que se les escucha o vender titulares en prensa. Estas personas necesitan respuestas y ver que la Administración más próxima al ciudadano está de su lado”, apunta.

Por este motivo, desde Compromís se ha solicitado recientemente en comisión que se tengan en cuenta las solicitudes formuladas por la asociación de vecinos en la última carta remitida al consistorio y que se les comuniquen las medidas implementadas o por implementar en la zona, los medios que el Ayuntamiento planea destinar a la resolución de los problemas de convivencia, así como información sobre cuándo se iniciarán las acciones acordadas con la entidad para resolver los conflictos vecinales.

“Esperamos que la respuesta del equipo de gobierno no sea, una vez más, un contraataque contra Compromís, sino que se comporte de manera seria y responsable y tome cartas en el asunto lo antes posible para evitar que esas personas pierdan la fe en los gobernantes y representantes públicos, que somos quienes debemos dar la cara y estar de su lado cuando más nos necesitan”, concluye la portavoz de Compromís.

Subir