6 de marzo de 2021 6/3/21

Compromís per Vila-real desmiente a Serralvo y solicita a la socialista Beteta que justifique su dedicación en el Ayuntamiento

Compromís per Vila-real desmiente a Serralvo y solicita a la socialista Beteta que justifique su dedicación en el Ayuntamiento - (foto 1)
  • Los miembros del Grupo Municipal explican la Ley de Incompatibilidades para el sector público y reiteran que la concejala de Educación no puede cobrar dos salarios en el sector público con una dedicación del 95% en un trabajo y del 100% en otro

El Grupo Municipal de Compromís per Vila-real ha salido al paso de las declaraciones del portavoz del equipo de gobierno, el socialista Javier Serralvo, que ha asegurado que los ediles de Compromís y la concejala de Educación del PSOE, Aida Beteta, se encuentran en la misma situación salarial, al compatibilizar dos actividades laborales.

La portavoz de Compromís, Maria Fajardo, acompañada de los portavoces adjuntos Santi Cortells y Balma Llansola, ha señalado que “se trata de un intento de engañar a la ciudadanía, poniendo al mismo nivel una situación compatible, según la ley, como lo es tener un sustento principal y cobrar las asistencias a plenos y comisiones –como es el caso de Cortells y Llansola- con otra totalmente incompatible y, por lo tanto, sancionable, como lo ser concejala delegada de Educación al 95% de dedicación y al mismo tiempo tener un trabajo al 100% de disponibilidad en el ámbito educativo”.

“O es un intento de engañar o es que son peligrosamente ignorantes y no sabemos cuál de las dos opciones es peor”, apunta Fajardo. En este sentido, señala que “es tan fácil como acudir al servicio de Recursos Humanos del Ayuntamiento e informarse antes de aceptar un trabajo con una dedicación del 100%, teniendo otro al 95%, ya que debería renunciar a uno de los dos”. Según la Ley Orgánica 53/84, de 26 de diciembre, de Incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas, cualquier persona que desee desempeñar funciones en dos puestos distintos dentro del ámbito público, no deberá superar el 100% de dedicación entre las dos actividades y deberá solicitar la correspondiente compatibilidad, que podrá ser denegada en caso de considerarse actividades incompatibles, incluso con la expulsión de uno de los cuerpos en los que se encuentre trabajando de manera fraudulenta. “Por lo tanto, si tiene un trabajo al 95%, como mucho podría trabajar en otro al 5%, algo que resulta complicado”, indican.

“La estrategia del PSOE es: difama, que algo queda y por ahí no vamos a pasar”, asegura la portavoz de Compromís. “Nosotros tenemos bien clara la legalidad, nos informamos antes de actuar y, por supuesto, contamos con nuestra situación totalmente en regla, puesto que no es la misma que la de Beteta, a quien hemos solicitado por escrito hoy mismo –y después de hacerlo recientemente de manera pública- que justifique en qué situación se encuentra en el consistorio con ambos trabajos”, manifiesta. “Como vemos que se toman el tema muy poco en serio –y es más serio de lo que parece- nos plantearemos tomar las medidas oportunas para que se cumpla la legalidad”, añade la edila, quien señala que “igual que está en dos trabajos con un 195% de dedicación, se imaginarán los vecinos que recibe dos jornales a tiempo completo y que estas navidades ha recibido dos suculentas pagas –por cierto, la ley de incompatibilidades también obliga a renunciar a una de ellas-, lo que supone que se ha embolsado un sueldo cuatro veces superior al de cualquier vila-realense”. Según el acuerdo plenario de inicio de legislatura, en el que se estipulan los salarios de los ediles de la corporación, la concejala de Educación socialista cobra un sueldo de 2.400 euros mensuales en 14 pagas, por lo que sólo del Ayuntamiento ha cobrado cerca de 5.000 euros estas navidades, a lo que se suma el sueldo y paga extra de su otro empleo.

“Por lo pronto, debería ir planteándose devolver todo lo que ha cobrado de más desde el mes de septiembre –cuando empezó en su segundo empleo-, ya que eso sí que es un engaño a toda la ciudadanía de Vila-real y pensamos que nuestros vecinos y vecinas no se merecen tener gobernantes así”, concluye.

Subir