elperiodic.com
SELECCIONA IDIOMA
Valencià

Compromís muestra su rechazo al TTIP

Compromís muestra su rechazo al TTIP - (foto 1)

    El grupo municipal de Compromís per Vila-real ha mostrado su total rechazo a la propuesta de Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (ATCI), más conocida en inglés como Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP), y ha presentado una moción al pleno del Ayuntamiento para declarar a Vila-real ciudad contraria al tratado.

    La concejala de Economía, María Dolores Parra, acompañada por Xavier Ochando ha denunciado las negociaciones que mantienen "de forma secreta" Europa y los Estados Unidos y ha recordado que "a pesar de que es un acuerdo de comercio e inversión, va más allá y afectará a la salud, el medio ambiente y, sobre todo, la democracia y la justicia, ya que servirá para expoliar los derechos humanos". "Si se firma el TTIP, veremos a las grandes explotaciones agropecuarias arruinar a los agricultores y ganaderos", señala, al tiempo que advierte que "en Europa disponemos de normas para el control de pesticidas, transgénicos y de alimentación hormonal en nuestras ganaderías, cosa que en Estados Unidos, ni está ni se le espera". Asimismo, critica que "las denominaciones de origen podrían pasar a ser papel mojado", ya que "un queso de Catí, se podría llamar así, aunque se fabricara en Chicago".

    Lo mismo ocurriría con las leyes medioambientales. "Otro ejemplo, en Europa hay 1.200 sustancias prohibidas en cosméticos, mientras en Estados Unidos son sólo 12, porque aquí se regulan los productos tóxicos que pueden dañar a la salud de las personas o al medio ambiente, pero allí no", añade Parra, quien alerta también sobre la posibilidad de que la sanidad, la educación y los servicios de agua públicos queden abiertos a las grandes empresas, lo que significa que se privatizarán servicios, a pesar de que ahora lo nieguen".

    Por otro lado, desde Compromís se pone el foco sobre la pérdida de libertad democrática para legislar sobre asuntos ambientales, de salud o de finanzas, porque "si un tribunal de arbitraje concluye que las políticas decididas democráticamente pueden reducir los daños proyectados de un inversor, un mecanismo se encargaría de obligar a los gobiernos a pagar miles de millones en daños y perjuicios a la empresa". A ello se suma la posibilidad de que las firmas puedan analizar previamente los impactos de cualquier legislación antes de que se aplique, si consideran que les perjudica, "pasando por encima de los gobiernos" y la aplicación del reconocimiento mutuo, que permitiría que empresas transnacionales puedan utilizar sus empresas subsidiarias en otro continente "para aprovechar las ventanas de las diferencias de legislación".

    "Son solo unas pinceladas que nos ayudan a hacernos una idea de cómo podría afectar la llegada de este macro-tratado a un país como el nuestro, ya de por sí devastado y hundido por culpa de las políticas de los diferentes gobiernos que hemos tenido", afirma la edila.

    Por todos estos motivos, Compromís ha presentado una moción en la que solicita instar al Gobierno central a mostrar formalmente ante la Comisión Europea su rechazo al actual texto TISA y en la que pide la no ratificación del acuerdo de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea (CETA).

    Además, propone declarar a Vila-real Municipio contrario al TTIP en cuanto a los efectos del tratado en el ámbito local y manifiesta la necesidad de trasladar estos acuerdos al Ministerio de Asuntos Exteriores, a la Comisión Europea, así como a los grupos parlamentarios del Parlamento Europeo, del Congreso y el Senado del Estado español. "Esperamos que los diferentes partidos con representación en el consistorio se muestren a favor de frenar este acuerdo que tanto daño puede hacer a nuestro país y a nuestra ciudad, porque las personas deben estar siempre por delante", concluye Parra. 

    Subir