20 de septiembre de 2020 20/9/20

Ni un casi todopoderoso Asenjo evitó que se le volvieran a escapar puntos al Villarreal

Ni un casi todopoderoso Asenjo evitó que se le volvieran a escapar puntos al Villarreal - (foto 1)

    Marcelino dijo que estaba “hasta los cojones de jugar bien y palmar” tras las derrotas ante Sevilla y Valencia. Se fue muy enfadado de Zurich y habló de haber perdido la base, lo más importante, como es la seguridad defensiva. Hoy tocaba hacer borrón y cuenta nueva para lograr una victoria y mejorar las sensaciones de cara a un nuevo palón liguero. Desde el inicio se notó que daba igual jugar mal pero lo importante eran los puntos y se intentó tirar de oficio, de practicidad, como nos toco hacer en segunda muchas veces o en la recta final de la temporada pasada, conscientes del mal momento que pasamos, pero tampoco salió bien. Un inicio de un largo tanteo, con dos equipos muy miedosos, que vienen de una mala racha, dio paso a una gran jugada del Villarreal, mejor asistencia de Cheryshev y una definición de Mario como si fuera un delantero centro puro. El Villarreal aprovechó una de las pocas ocasiones que tuvo (el rival no es que tuviera más) y tocaba defender. Hirió al Espanyol pero no lo remató y quizá se echó demasiado atrás y del minuto 35 al 45 poco salió de su área, con balones constantes colgados y donde se vio incapaz de sacar la pelota jugada, con Bruno, Trigueros y Jonathan (hoy titular en banda) muy flojos, al igual que el resto del equipo, aunque el capitán arrastraba molestias y se le notaba. Si Víctor Ruiz y Gabriel salvaron las pocas llegadas locales, el infortunio volvió a azotar al submarino con el cambio obligado del brasileño al descanso y la entrada de un Dorado, que juega por obligación de las lesiones, pero está muy fuera de forma.

    La segunda parte no es que fuera mejor, resultando un buen somnífero para el espectador, sobretodo el imparcial y el Villarreal tuvo ocasiones claras para sentenciar de las botas de Uche y Vietto, pero de nuevo no las acertó. Marcelino optó por echar el cerrojo y aguantar, con un tribote con Pina como hombre para atajar cualquier balón que se acercara pero se fue aculando más y más. El punto de inflexión lo puso el susto del día, con un Asenjo que cayó mal y se torció el cuello con una jugada que recordó al reciente y fatídico accidente de un jugador de la liga India. Parecía imposible pero siguió jugando e incluso sacó un par de paradas espectaculares, pero aunque lo intentara no es todopoderoso y atrás aumentaron los nervios, las imprecisiones y al final el gol del empate, justo cumplido el minuto 90.

    Sabor agridulce por aún tener el susto en el cuerpo y por de nuevo puntos que se escapan a un Villarreal que no ha jugado bien, pese a que no tan mal como contra el Zurich, no ha estado bien y buscando crecer y renacer desde la defensa, se ha centrado demasiado en ello y le ha salido mal, sin tener claridad de ideas para otras facetas ni para una vez cortada la jugada del contrario, hacer algo con el balón. Aún así, mejor un punto que ninguno, dado tras el susto, una defensa de por sí nerviosa, un portero tocado y un rival volcado, pudo ser peor. Ahora a aprovechar el parón liguero para hacer un “reset” y reinvertir la racha, recuperar jugadores, lo cual es necesario, tras quedar ahora mismo en zona media o zona de nadie, a 6 puntos tanto de Europa como de descenso.

    1 RCD Espanyol: Kiko Casilla; Javi López (Arbilla, 75'), Colotto, Eric, Fuentes; Lucas Vázquez, Cañas, Víctor Sánchez, Víctor Álvarez (Abraham, 46’); Sergio García y Caicedo (Stuani, 59’).

    1 Villarreal CF: Asenjo; Mario, Gabriel (Dorado, 46’), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Bruno, Trigueros, Jonathan dos Santos, Cheryshev (Pina, 71’); Uche (Giovani, 64’) y Vietto.

    Goles: 0-1, min. 25: Mario. 1-1, min. 90: Colotto.

    Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Víctor Álvarez (15’), Sergio García (82’) y Stuani (82’) por parte del Espanyol y a Trigueros (35’), Cheryshev (42’) y Bruno (50’) en el caso del Villarreal.

    Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la Liga BBVA entre el RCD Espanyol y el Villarreal disputado en el Power 8 Stadium  ante 18.978 espectadores.

    Pasión Amarilla

    Pasión AmarillaEntrar en el especial
    Subir