27 de noviembre de 2020 27/11/20

El Ayuntamiento iniciará la semana que viene las obras de urbanización de la prolongación de la calle Sagrat

El Ayuntamiento iniciará la semana que viene las obras de urbanización de la prolongación de la calle Sagrat - (foto 1)
  • La actuación acaba con un fondo se saco endémico y mejora la accesibilidad a la zona con una inversión de 100.000 euros

MÁS FOTOS
El Ayuntamiento iniciará la semana que viene las obras de urbanización de la prolongación de la calle Sagrat - (foto 2)
El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig iniciará la próxima semana las obras de urbanización de la prolongación de la calle Sagrat, con una inversión de 101.335 euros y un plazo de ejecución de dos meses. El consistorio procedió en el mes de mayo a la apertura de la calle con el derribo de una valla que reducía el paso a poco más de un metro, después del acuerdo alcanzado con el propietario de los terrenos que desatascaba un problema endémico que se arrastraba durante décadas.

La alcaldesa Luisa Pastor ha explicado que “con la ejecución de estas obras culminaremos una actuación importante pues se acaba con un problema endémico que se arrastraba desde hacía más de 20 años con esta calle en fondo de saco y que se suma a otras ocho actuaciones de estas características a las que se les ha dado solución en los últimos años”.

Luisa Pastor ha resaltado “la mejora en la accesibilidad que se ha conseguido en la mayoría de los barrios del municipio que estaban afectados por una calle en fondo de saco como la del Sagrat, al tiempo que se ha completado el trazado urbano previsto en el plan general”.

El concejal de Urbanismo, Rafael Lillo, ha a explicado que “de esa manera se conseguirá abrir al tráfico un tramo de calle que pasa de contar con un estrecho paso de poco más de un metro a un viario de más de ocho metros de anchura y que contará con doble sentido de circulación, calzada, aceras, banda de aparcamiento, arbolado, iluminación y mobiliario urbano, además de los servicios generales y el alcantarillado”, ha añadido la primera edil.

Accesibilidad
Lillo ha resaltado “de igual manera el hecho de que se mejore la accesibilidad desde la avenida de Alicante –por detrás de la fábrica de helados- hacia la ronda San Vicente-San Juan y que ya se mejoró recientemente con motivo de las obras del TRAM al habilitar la calle Magnolias”. “En ambos casos debemos agradecer la disposición mostrada por el propietario del desguace que ha permitido el acuerdo para ocupar parte de los terrenos utilizados por esta instalación industrial”, ha añadido el edil de Urbanismo.

Pluviales
“Para evitar que las aguas de escorrentía de la urbanización El Sagrat se introduzcan a través de los paseos de los Almendros, Álamos y Gardenias, se procederá a elevar los pasos de peatones en el arranque de dichas calles, para conducir las aguas pluviales hacia los drenajes previstos en el colector sur”, ha añadido el concejal.

Rafael Lillo ha destacado “el esfuerzo que está realizando en la mejora y acondicionamiento de las calles, infraestructuras y accesos de todos los barrios de San Vicente, así como el esfuerzo económico realizado para que el municipio crezca de manera sostenible y con todos los servicios urbanos”.

Calles “desatascadas”
La concejalía de Urbanismo ha venido desarrollando durante los últimos años un trabajo de negociación con los propietarios de las parcelas que afectaban a estos viarios, que han permitido liberar el suelo y completar calles o ensanchar caminos. Este mismo mes los ciudadanos han podido comprobar como se ha completado la calle Reyes Católicos y se ha abierto la calle El Sagrat, pero no han sido las únicas.

En los últimos años los ciudadanos de San Vicente del Raspeig han visto como se abrían otras calles hasta ahora vedadas como Altamira –desde Ancha de Castelar hasta Reyes Católicos-, la calle Alcoy – entre Agost y Trafalgar-, Magnolias –abriendo un nuevo acceso al municipio desde la avenida Alicante por Helados Alacant hacia la calle Cottolengo-, la calle Calpe –junto al Pabellón del Rocódromo-, o la De la Almazara -que ha permitido la salida a la carretera de Castalla desde la calle Denia y que sólo tenía un paso de apenas metro y medio -.

Todo ello sin olvidar grandes actuaciones que han sido posible gracias a la gestión desarrollada desde Urbanismo y a los acuerdos alcanzados con los propietarios, que han permitido ensanchar viarios como la calle Cottolengo o el mismo Camí del Mahonés convirtiendo un camino estrecho y peligroso desde el punto de vista de la seguridad vial, en una amplia avenida con carril bici, arbolado, zona de estacionamiento y amplias aceras.

Subir