5 de marzo de 2021 5/3/21

Los veterinarios insisten en reformar el reglamento de bous al carrer

    El Consell Valencià de Col-legis Veterinaris (CVCV) -el organismo que in­te­gra a los ve­terinarios de toda la Comunitat- insiste en reclamar a los nuevos gestores de la Generalitat, ­como hizo ya con los anteriores, que se reforme la regulación de bous al carrer para así hacer cumplir la le­gis­lación en materia de sanidad y bienestar animal. Tras tener conocimiento de la voluntad de las actuales au­to­ri­da­des autonómicas de volver a re­formar el decreto que fue aprobado en marzo, el CVCV pide también que se aproveche tal cir­cuns­tancia para solventar de for­ma de­finitiva la po­lé­mica suscitada por la figura del 'director de festejo' que aquel re­gla­mento promovió y que ha sido motivo de un recurso contencioso-administrativo ya admitido a trámite por el TSJCV. "La solución no puede pasar porque los trámites y la su­per­visión de to­dos los permisos y certificaciones necesarias para el festejo -hasta 11- las pa­se a rea­li­zar, en lugar de un po­licía local im­puesto por el alcalde, cualquier otro funcionario mu­nicipal porque un apa­re­ja­dor o un ingeniero del ayun­tamiento tendrá las mismas carencias formativas en este te­rre­no concreto que un agente local", ex­plica el presidente del CVCV, Francisco Bel­trán Andreu, quien remarca que "es de sentido común que, si la inmensa ma­yoría de certificados y permisos son veterinarios, sea un veterinario habilitado por la Administración quien se encargue de hacer cumplir la Ley".

    El CVCV recuerda en este sentido que la Comunitat Valenciana es la única comunidad autónoma con tradición en la celebración de estos festejos en la que la contratación de un veterinario habilitado no viene contemplada en su re­gu­lación. De igual manera, advierte que viene reivindicando tal cambio legislativo desde que a inicios de los 90 se re­gu­ló por primera vez este festejo y del decreto definitivo fueron eliminadas todas las referencias pactadas anteriormente re­­fe­ridas a la necesaria presencia de un veterinario. Antes de las elecciones autonómicas, incluso, responsables de la Con­selleria de Gobernación se mostraron partidarios de introducir los cambios reclamados cuando el nuevo Gobierno estuviera formado. En los contactos institucionales previos a los comicios mantenidos por el CVCV con el PSPV y Compromís, por otro lado, sus responsables también respaldaron tales modificaciones normativas.

    La última reforma en esta materia que ahora se quiere volver a modificar --la del decreto 31/2015, de 6 de marzo, del Consell, por el que se aprueba el Reglamento de festejos taurinos tradicionales-- no sirvió para que las con­se­llerías afectadas -Sanitat, Agricultura e Interior (entonces Gobernación)- asumieran sus competencias en ma­te­ria de bienestar, sanidad animal y seguridad alimentaria y contemplasen la figura del veterinario habilitado. Es más, en aquel reglamento de marzo se dejó toda la responsabilidad sobre el cumplimiento de la legislación en el lla­ma­do ‘director del festejo’, una figura de nuevo cuño que, en su artículo 35, especifica que se corresponderá con la del alcalde o, por delegación, en la de un concejal o incluso un policía local. Ellos son los responsables de cumplir y tra­mi­tar todos los do­cu­men­tos que el reglamento requiere, que son hasta 11. Dada la evidente falta de cualificación y ex­pe­riencia en esta materia de todos ellos, el CVCV remitió en julio una carta a los ayuntamientos valencianos para ofre­cer­les la po­si­bi­­lidad de ser asesorados por veterinarios ya específicamente formados en esta materia. Po­si­bilidad cier­ta a la que, de hecho y con idéntica finalidad, ya recurren desde hace años municipios castellonenses con gran tradición festera como La Vall d’Uixó o Villarreal y a la que, más recientemente, también se ha acogido un primer municipio de la provincia de Va­len­cia. "La fórmula podría extenderse al resto de términos municipales, con o sin cambio legal y ya durante esta tem­po­ra­da de bous al carrer porque los colegios disponemos de veterinarios con experiencia y formados concretamente en es­ta labor que están a disposición de los ayuntamientos que pidan una habilitación", aclara Beltrán.

    Subir