7 de agosto de 2020 7/8/20

Así viven los transportistas la crisis del coronavirus

Así viven los transportistas la crisis del coronavirus - (foto 1)
  • ¿Qué medidas higiénicas toman en sus camiones? ¿ Dónde paran a comer y a dormir si está todo cerrado? ¿Transportan otro tipo de productos ante la alerta sanitaria?

MÁS FOTOS
Así viven los transportistas la crisis del coronavirus - (foto 2)

Los transportistas son de los trabajadores que junto a los cajeros, sanitarios, periodistas y otros profesionales continúan realizando su labor habitual a pesar de la alerta sanitaria. Sin embargo, al igual que al resto, su rutina también se ha visto afectada por esta situación.

Pero, ¿Qué tipo de medidas están tomando?, ¿Ha cambiado el contenido qué están transportando durante estos días? Estas y otras preguntas serán respondidas por elperiodic.com en este reportaje.

#Yomequedoencasa ¿Te suena este hashtag? este se ha hecho viral desde que comenzó esta situación de confinamiento en la que el Gobierno obliga a permanecer en sus domicilios a todos los ciudadanos y a que no salgan en el caso de que no sea extremadamente necesario como por ejemplo ir a la farmacia, a pasear a una mascota o a comprar alimentos.

 Esto último es lo que les ha animado a los transportistas a crear sus propios hashtags: #yomequedoenlacabina, #siyoparotunocomes, que han sido difundidos, según nos cuenta Javier Cordones, un joven transportista de Eurotruck. El objetivo: “concienciar a la gente de la importancia que tiene este trabajo para la sociedad, ya que nosotros no nos podemos quedar en casa porque si lo hacemos no llega ni comida a los supermercados, ni muchos productos de primera necesidad que en estos momentos son indispensables”.

Pero, al igual que en el resto de trabajos, ¿Con los transportistas se están tomando las medidas necesarias? Ellos mismos denuncian que no, ya que tal y como afirma Benjamín Sir, transportista de Transcont “con nosotros no se están tomando las precauciones necesarias, ya que no nos obligan ni a llevar guantes ni mascarillas”. Además, lamenta que si lo llevan es porque ellos mismos quieren protegerse, pero “no porque haya nadie que esté vigilando ni revisando que este tipo de medidas se estén cumpliendo”.

Esto mismo es lo que también establece Javier, quien además añade que las fabricas sí que están tomando algún tipo de precaución más como por ejemplo obligar a lavarse las manos, tomar la temperatura o disponer de gel desinfectante.

Sin embargo, el joven transportista explica que es necesario facilitarles más material sanitario, ya que “nosotros vamos a entregarles sus contenedores pero ellos no nos proporcionan ni guantes ni mascarillas y no nos podemos comprar material diferente por cada contenedor que carguemos, pues no nos sale rentable”.

Ni desinfectar camiones ni contenedores

Otras de las medidas que denuncian como que no se están cumpliendo debidamente es la limpieza de los contenedores, pues “no he visto que se desinfecten salvo en un caso, en concreto en una base de Riba Roja en la que había un hombre con un traje blanco, mascarillas y guantes que estaba fumigando el contenedor”, afirma Javier.

Benjamín, por su parte, establece que el tipo de medidas de desinfección de los contenedores es, por su propia experiencia “exactamente igual que antes” pues lo que hacen es meterle un gas en el interior para esterilizar todo el material. Pero en el exterior, lamenta, tanto al cargar el contenedor en el puerto como al descargarlo en la fábrica “no he observado que se tomen unas medidas higiénicas diferentes, lo cual me parece sorprendente”, alega.

Pero este no es el tipo de medida higiénica que tampoco se está cumpliendo debidamente ya que la desinfección de los camiones va de la mano de los propios transportistas y no de las fábricas o del puerto “como debería ser” afirma el transportista de Transcont, quien además lamenta que lo único que han hecho en su empresa es reenviarle un video que les mandó una multinacional a la que fueron a cargar agua y en la que explican cómo se deben desinfectar los camiones.

Javier, sin embargo afirma, que a él “no le ha llegado ningún video” y que si lleva su camión limpio y desinfectado es “porque él mismo ha querido pero no porque nadie le haya obligado”, concluye.

Dónde comer y descansar: lo que más les preocupa

Aparte de que las medidas de higiene no se están cumpliendo debidamente, lo que más les preocupa a los transportistas son los lugares en los que pueden efectuar una parada y comer, pues estos también se han visto afectados.

Esto ha hecho, según nos explica Benjamín “que esta situación esté resultando especialmente difícil”, pues como todos los trabajadores, ellos también necesitan parar, comer y descansar (y más incluso si pasan varias noches fuera de casa).

Sin embargo, ahora al cerrarse todos los restaurantes y bares tienen que llevar la comida desde casa o tomar precauciones como por ejemplo en algunos restaurantes en los que dan facilidades a los transportistas para que puedan comer caliente, llevando eso sí un protocolo especial de seguridad, ya que les entregan la comida desde el interior a través de una ventana “para que así podamos cogerlo desde el exterior y que no haya ningún tipo de contacto” alega Benjamín, el cual establece a su vez que esto solo lo hacen un número muy limitado de restaurantes y bares de carretera.

Sin embargo, las gasolineras “también son una buena opción para poder ir al baño y comprar alguna bebida caliente o por lo menos un bocadillo” concluye el transportista de Transcont.

En cuanto al tipo de material que han llevado estos días en sus contenedores ha variado “pero no mucho” alega Javier, quien ha transportado en los contenedores vino, refrescos, botellas y agua embotellada. Sin embargo, si que es cierto que ha observado como varios compañeros suyos han llevado durante esta última semana “bastante cantidad de pañales y papel”.

Benjamín en cambio establece que esta semana lo único diferente que ha llevado a lo que suele transportar en los contenedores, han sido los guantes de látex, ya que por lo demás el contenido ha sido bebida energética, electrodomésticos y muñecos, “nada diferente a lo que suelo llevar”, concluye.

Subir