4 de diciembre de 2020 4/12/20

Valencianos con discapacidad mental se suman al Itinerario Diocesano de Renovación promovido por el Arzobispo

    La comunidad “Fe y Luz”, que acoge a personas con discapacidad mental, ha iniciado el Itinerario Diocesano de Renovación (IDR), promovido por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, con reuniones, junto a sus padres y colaboradores de la entidad.

    La comunidad, que cuenta con medio centenar de integrantes, está adaptando los contenidos y la metodología propuestos como base por el Arzobispado en los diferentes manuales del IDR para facilitar la participación de los niños que padecen síndrome de Down, de Williams y diversas plurideficencias, según ha afirmado hoy a la Agencia AVAN Ángela Cases, religiosa de la congregación Nuestra Señora de la Consolación, que participa en las actividades de la entidad.

    “Fe y Luz” emplea ejercicios y recursos muy gráficos y sugerentes como escenificaciones, recortes de periódico o murales. Así, en la última reunión celebrada todos realizaron recortes de publicaciones y un mural para ilustrar “las luces y sombras del mundo y de la vida”, ha añadido.

    Los encuentros para seguir el IDR “están resultando un éxito”, asegura Cases. Las personas con discapacidad “nos hacen ver la realidad de que la Palabra de Dios se revela a los sencillos”, ha añadido.

    La próxima reunión del IDR se llevará a cabo el próximo 15 de mayo en la parroquia Nuestra Señora de los Desamparados, situada en la calle Alta del Mar del barrio valenciano de Nazaret, a las 12.30 horas.

    El grupo ha animado a las familias con algún miembro con discapacidad psíquica a que “se unan a nuestros encuentros, para que todos, sea cual sea nuestra capacidad, podamos seguir el IDR en comunión con nuestra archidiócesis”. Igualmente, ha invitado a “los jóvenes para que descubran el tesoro que tienen dentro de sí estas personas discapacitadas conociendo esta comunidad”, ha asegurado.

    Las comunidades de “Fe y Luz” fueron fundadas en 1971 por Jean Vanier y Marie-Hélène Mathieu en Lourdes (Francia), con motivo de una peregrinación internacional a esta ciudad francesa en ese mismo año.

    En la actualidad, cuenta con 1.648 comunidades en 79 países del mundo. Su misión es “suscitar comunidades de encuentro que reúnan cada mes personas con discapacidad mental, familiares y ‘amigos’, para vivir un tiempo de amistad, de oración, de puesta en común y de celebración de la vida, en un ambiente de acogida, alegría y unión”, según fuentes de la entidad.

    En Valencia, existe una de estas comunidades, que se reúne habitualmente en las parroquias San Antonio Abad de Rafelbunyol, así como en Nuestra Señora de los Desamparados y Nuestra Señora de la Esperanza, ambas de Valencia.

    Subir